22 de mayo de 2010
22.05.2010

Salud actualiza el Programa de Detección de Anomalías Cromosómicas Fetales

La prueba está dirigida a todas las gestantes del Principado de Asturias y se trata de un test combinado que consta de una prueba bioquímica y una ecografía, con un grado de acierto "muy elevado"

22.05.2010 | 15:19

La Consejería de Salud ha actualizado el Programa de Detección de Anomalías Cromosómicas Fetales que funciona en la comunidad desde el año 2006 para diagnosticar anomalías cromosómicas en el feto, causantes de los síndromes de Down y de Edwards.

Según informó el Principado en una nota de prensa, el objetivo del programa es ofrecer a las gestantes la posibilidad de decidir sobre la continuidad de su embarazo antes de la semana 22 de gestación y reducir el número de pruebas invasivas necesarias para este diagnóstico, limitándolas a las gestaciones con mayor riego.

La prueba está dirigida a todas las gestantes del Principado de Asturias y se trata de un test combinado que consta de una prueba bioquímica y una ecografía, con un grado de acierto "muy elevado". Además, es posible ofrecer esta prueba a las gestantes de menos de 35 años, para las que hasta el momento había "escasas posibilidades diagnósticas".

Todas las actividades del programa están integradas en el seguimiento habitual de la gestación que se realiza en los centros sanitarios del Principado de Asturias.

Los 9.364 test practicados a mujeres en Asturias entre el 1 de enero de 2007 y el 31 de mayo de 2008 permitieron detectar 44 casos de cromosomopatía, lo que supone el 86,27 por ciento del total de los diagnosticados. Además, y en lo que se refiere a Síndrome de Down, el programa detectó 31 casos, el 83,78 por ciento de los diagnosticados.

Asimismo, la implantación del programa supuso una reducción del número de pruebas invasivas realizadas en gestantes, que pasó de un 19,46 por ciento en el año 2005 al 10,82% de los partos en 2008.

Las alteraciones cromosómicas son una de las causas de morbilidad y mortalidad infantil y con frecuencia van acompañadas de malformaciones estructurales. Dentro de ellas, la más frecuente es el Síndrome de Down, que constituye casi el 60 por ciento de los casos, seguida por el Síndrome de Edwards. Ambas alteraciones son susceptibles de diagnóstico prenatal y se presentan con más frecuencia a medida que aumenta la edad materna.

Según datos del Registro de Defectos Congénitos del Principado de Asturias (RDCPA), en el período 2000-2004 la prevalencia total de cromosomopatías fue de 4,11 por 1.000 nacimientos, mientras que la prevalencia al nacimiento fue de 1,53. En cuanto al Síndrome de Down, la prevalencia total fue de 2,66 por 1.000 nacimientos y la prevalencia al nacimiento de 1,07.

Además, dos terceras partes de los casos, tanto de cromosomopatías en general como de Síndrome de Down en particular, se presentaron en mujeres mayores de 35 años.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine