16 de junio de 2010
16.06.2010
40 Años
40 Años
 

La lluvia remitirá en Asturias

16.06.2010 | 19:05

Tras las fuertes lluvias de las últimas horas que han causado inundaciones generalizadas en Asturias y Cantabria, las previsiones para las próximas horas son halagüeñas en Asturias, una mejoría que no es extensible ni a Cantabria ni al País Vasco.

El presidente de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico, Jorge Marquínez, ha dicho hoy que las previsiones meteorológicas anuncian una situación "halagüeña" para Asturias, donde cesarán prácticamente las lluvias, que desde la jornada de ayer han provocado el desbordamiento en tramos de los ríos Nalón, Piloña, Sella y Deva.

Unas inundaciones que han llevado al Gobierno de Asturias a incrementar hasta el nivel 2 el Plan de Inundaciones, que conlleva la petición de ayuda y de medios de fuera de la comunidad autónoma, donde más de un centenar de personas ya han tenido que ser rescatadas.

Entre las zonas más afectadas, ha mencionado el eje principal del Nalón y el Aller, el Piloña, el Sella y el Deva, sobre los que ha dicho que presentan una situación complicada con los "mayores valores de medición" desde que se iniciaron estos controles en 1995.

Respecto a la evolución registrada esta mañana, ha señalado que en muchos ríos se empieza a notar una parada en los incrementos de caudal, como ocurre en el Aller, con estabilización de caudales, si bien todavía mantiene valores muy altos.

Según ha anunciado en rueda de prensa Marquínez, esta mejoría de la situación que tendrá lugar en el Principado no es extensible a Cantabria y País Vasco, donde las condiciones se mantendrán en altos niveles de lluvia.

En relación a Cantabria, Marquínez ha apuntado que en Nansa, una cuenca "muy regulada", el embalse de Palombera está "soltando toda la crecida que le llega, casi 300 metros cúbicos", y ha agregado que están "a la espera" del embalse de La Cohilla, del que dijo que está "laminando la crecida" pero podría "verse obligado a abrir".

Entretanto, en el País Vasco, policías locales en coordinación con los servicios de Emergencias del Gobierno autonómico vigilan desde esta mañana los cauces de los ríos Gobela, Butrón y Asua en Vizcaya, así como Oca en Álava, entre otros, ante el riesgo de desbordamientos por las incesantes lluvias.

Protección Civil ha pedido a la población que revise periódicamente su tejado y bajadas de agua, y elimine toda acumulación de escombros, hojas o tierra que puedan obstaculizar el paso del agua al alcantarillado o cuneta próxima a su vivienda, que dispongan de botiquín, linterna y radio con pilas.

Pide también que mantenga los productos tóxicos como herbicidas o insecticidas fuera del alcance del agua, que retire muebles u objetos que puedan ser arrastrados por las aguas y que no se acerque a orillas y cauces de ríos, o a la orilla del mar.

También ha pedido que se extremen las precauciones al circular por las carreteras, que se eviten los vados con agua y que presten atención a los desprendimientos de tierra y socavones.

EFE

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook