20 de octubre de 2010
20.10.2010
40 Años
40 Años
Las infraestructuras
Los proyectos clave para la región 

Fomento no da plazos para la Autovía del Cantábrico por su «complejidad técnica»

El Ministerio rechaza la petición de la Junta General del Principado y ve «difícil» que la obra pueda recibir más dinero del presupuestado

20.10.2010 | 02:00
Las obras de construcción del viaducto de Artedo, en la Autovía del Cantábrico.

Oviedo, José A. ORDÓÑEZ

Ni calendario de obras, como el de Galicia, ni más dinero para acelerar la ejecución de los trabajos. El Ministerio de Fomento hace oídos sordos a las reclamaciones de la Junta General del Principado y, por boca de un portavoz, se negó ayer de nuevo a poner plazos a la Autovía del Cantábrico en Asturias. Además, ve «difícil» que los tramos pendientes reciban mayores inversiones que las incluidas en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para el año que viene, que reflejan un gasto de 88,90 millones de euros para este proyecto. Pese a todo, las fuentes consultadas en el Ministerio garantizan que acabar la autovía es «una prioridad» para el ministro José Blanco y que en las cuentas «hay dinero» para avanzar en todos los lotes pendientes en el Principado.

El PSOE asturiano, con el apoyo del diputado Roberto Colunga, del Bloque por Asturies (BA), aprobó el lunes, en la última sesión del debate sobre el estado de la región, una resolución en la que urgía a Fomento a acabar la autovía «a la mayor brevedad posible». Por su lado, IU y PP se aliaron para sacar adelante otra iniciativa en la que se pide más inversión para los grandes proyectos de infraestructuras de Asturias, así como los plazos previstos para su conclusión. El Ministerio de Fomento echó ayer un jarro de agua fría sobre estas pretensiones.

La negativa a concretar un calendario para las obras de la Autovía del Cantábrico se sustenta en unas razones técnicas que, sin embargo, no han impedido que José Blanco haya fijado para 2012 la conclusión del trazado pendiente en Galicia, la comunidad natal del Ministro. «La obra se ejecuta en una zona que no es sencilla y tiene una gran complejidad técnica, por lo que no se van a dar plazos hasta que los trabajos estén avanzados y todo esté bastante más claro», indicaron las fuentes consultadas en el Ministerio. De todas formas, los portavoces de José Blanco, que también evitó poner fecha a la apertura íntegra de la Transcantábrica por la región en sus últimas visitas al Principado, reseñaron que las constructoras «siguen trabajando» y que el Ministro ha indicado en varias ocasiones que se trata de un proyecto «prioritario», pese a los importantes recortes económicos en su departamento.

El principal escollo técnico en la Autovía del Cantábrico se localiza en el tramo oriental de Pendueles a Unquera, donde, según confesión del propio Blanco, habrá que introducir un importante modificado para corregir los desprendimientos y corrimientos de tierra en esa zona. Aunque Fomento no ha precisado el importe de esta contingencia, la obra ha experimentado un importante incremento en el Presupuesto de 2011 con respecto al que se encuentra en vigor. En concreto, pasa de 123,6 a 166,8 millones de euros. El sobrecoste global en las autovías en marcha, ocasionado por los importantes retrasos acumulados y por los modificados, se dispara hasta los 203 millones.

Pero si Fomento se niega a facilitar un calendario para la Transcantábrica, también da casi por descartado que los tramos pendientes capten más inversión para adelantar la conclusión de una infraestructura fundamental para las comunicaciones del Principado. Los portavoces de Blanco ven «difícil» aumentar la inversión prevista, como le reclama la Junta General en la propuesta aprobada por IU y el PP. Es más, estas fuentes ministeriales ponen en duda, incluso, de que sea posible gastar más dinero del que está incluido en el Presupuesto para 2011. «Las asignaciones están ajustadas a la situación y a las necesidades de los proyectos», subrayaron los portavoces de Fomento.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído