14 de noviembre de 2010
14.11.2010
40 Años
40 Años

El fiscal insta a parar la casa de un ecologista en un parque natural

El propietario, José Manuel Reyero, editor de varias publicaciones de temática medioambiental, transformó sin licencia una cabaña en una casa de tres alturas en zona osera de especial protección

14.11.2010 | 01:00

Oviedo, Raquel L. MURIAS


El fiscal de Medio Ambiente del Principado de Asturias, Joaquín de Riva, ha instado al director del parque natural de las Fuentes del Narcea, Emilio González-Capitel, a investigar y paralizar la construcción sin licencia de una vivienda en pleno corazón de este espacio natural, en una zona osera de especial protección donde no se permite edificar.


El propietario de la vivienda en construcción es José Manuel Reyero, un conocido editor de varias publicaciones relacionadas con el medio ambiente, entre ellas, algunas de la Fundación Oso Pardo, que decidió convertir una pequeña cabaña ganadera en una vivienda a tres alturas. Fue un particular el que denunció ante la fiscalía esta actuación, ya que consideraba que desde la dirección del parque natural de Fuentes del Narcea se estaba haciendo la vista gorda. El fiscal de Medio Ambiente procedió entonces a solicitar al director del parque que abriese una investigación, que terminó con una orden de paralización de la obra el día 13 de octubre. Sin embargo, a pesar de la orden, el 22 de octubre de ese mismo mes otro vecino de la zona volvía a denunciar el caso ante la fiscalía de Medio Ambiente, porque los trabajadores continuaban realizando labores en el tejado de la casa.


La cabaña ganadera se encuentra ubicada en pleno corazón de la zona protegida, en un espacio donde hay presencia de urogallos y osos. En origen, la cabaña era poco más que una pequeña construcción donde se guardaba el ganado, pero el nuevo propietario decidió hacer una ampliación levantando dos edificios anexos, uno a la izquierda y otro a la derecha. El director del parque natural de Fuentes del Narcea, Emilio González-Capitel, con quien este periódico se puso ayer en contacto, ha preferido no entrar a valorar el caso. «No voy a decir nada, es un tema de Urbanismo». El fiscal está ahora estudiando el caso y tendrá que considerar si esta obra llega hasta los tribunales, ya que podría tratarse de un delito penal contra el Medio Ambiente. El Principado tendrá que decidir si la obra se derriba finalmente. Por su parte, José Manuel Reyero, que fue director de algunas revistas ecologistas como «Quercus» o «Ecosistemas», tampoco quiso comentar nada ayer al respecto tras la llamada de LA NUEVA ESPAÑA.


La cabaña que compró Reyero era, además, propiedad de los hijos de un famoso guarda forestal de la zona que fue asesinado hace años por unos cazadores furtivos en Muniellos. Desde las asociaciones conservacionistas de Asturias aseguran que este hecho no es más que «una muestra de los apoyos entre las administraciones, es un auténtica vergüenza que se haya hecho la vista gorda hasta que la casa ha tomado esta altura», afirma un portavoz de la Coordinadora Ecologista de Asturias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído