21 de junio de 2011
21.06.2011

La entrega de los activos de la caja asturiana al banco precisa el apoyo del 66% de la asamblea

La decisión la debe tomar el día 29 el máximo órgano de la entidad, integrado por ahorradores, personal, consistorios, el Principado y el Ayuntamiento de Gijón

21.06.2011 | 02:00

Oviedo, Javier CUARTAS

La fusión virtual de Cajastur, Caja Cantabria y Caja Extremadura, aprobada por las asambleas generales de las tres entidades el 4 de mayo, está pendiente ahora de que esos órganos, que son las máximas instancias decisorias de este tipo de instituciones financieras, ratifiquen el contrato de integración en un solo grupo y el proyecto de segregación de los activos de las tres cajas para su aportación a Effibank, el banco constituido por ellas y a través del cual pretenden realizar, de forma indirecta, la operativa financiera.


La asamblea de Cajastur deberá tomar la decisión definitiva el día 29. Caja Cantabria, Caja Extremadura y Effibank lo harán al día siguiente. La convocatoria de la decisiva asamblea de Cajastur (fue en una análoga en la que se rechazó la fusión con CAM, el 30 de marzo) se produce en plena controversia suscitada por Foro Asturias Ciudadanos (FAC), que, liderado por Francisco Álvarez-Cascos, ha hecho un llamamiento a los 298 integrantes de la asamblea (consejeros generales) para que veten la operación.


La aprobación de la segregación de activos y su traspaso al banco que lidera el nuevo grupo precisa el apoyo de dos tercios (66%) de la asamblea general. La fusión con Caja Extremadura y Caja Cantabria a través de la creación de un banco liderado de forma hegemónica por Cajastur fue aprobado el 4 de mayo por la asamblea de la caja asturiana, con un apoyo del 88,8% de los consejeros generales.


La asamblea es el máximo órgano soberano de las cajas de ahorros, equivalente a la junta general de accionistas de empresas y bancos. La de Cajastur está formada por 120 impositores (clientes de ahorro), 81 representantes de ayuntamientos en los que la caja tiene oficinas operativas, 69 miembros designados por las instituciones fundadoras (Principado de Asturias, en tanto que heredero de la desaparecida Diputación Provincial, y el Ayuntamiento de Gijón) y 28 empleados.


La asamblea de Cajastur está en plenitud de funciones. Sus cargos se eligen para mandatos de seis años y estos períodos son ajenos y diferentes a los procesos electorales políticos. A los órganos de gestión de Cajastur no les toca renovar parcialmente su composición hasta el año que viene.


La caja asturiana tiene el 66% del capital, la presidencia y el primer puesto ejecutivo (consejero delegado) del nuevo banco, y de los once miembros del consejo de administración de Effibank, seis proceden de Cajastur.


A cambio de recibir los activos de las tres cajas accionistas, Effibank entregará a éstas acciones del banco correspondientes a una nueva emisión representativa de una ampliación de capital por 646,8 millones de euros. Cajastur recibirá el 66%; Caja Extremadura, el 20%, y Caja Cantabria, el 14%. Esta segregación y traspaso de activos fueron aprobados el día 24 por los consejos de administración de las tres cajas y por el del banco.


El grupo seguirá pagando el impuesto de sociedades a la Administración central y los impuestos cedidos o propios de las comunidades autónomas, en cada una de ellas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook