27 de julio de 2011
27.07.2011
 
El inicio de la legislatura
Las prioridades de los asturianos (VII) 

El saneamiento, el reto de Villaviciosa

El concejo maliayés busca el apoyo del nuevo Gobierno regional para desarrollar el demandado polígono industrial de la Rasa. Los núcleos rurales de la Comarca de la Sidra aspiran a dejar de verter sus residuos a los pozos negros

27.07.2011 | 02:00
El saneamiento, el reto de Villaviciosa

En pleno siglo XXI, la Comarca de la Sidra aún se enfrenta al gran reto de dotar a muchos de sus núcleos rurales de saneamiento. La Marina maliayesa sigue sin esta infraestructura, a pesar de haber sido el área del municipio que más ha crecido en estos años. La presidenta de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Villaviciosa, Rocío Vega, asegura que las principales necesidades son «dotar a los núcleos rurales de servicios básicos para que tengan las mismas oportunidades que las zonas urbanas». Cree que este desarrollo en las mismas condiciones pasa por mejorar «el transporte público, el acceso a internet, el saneamiento, las infraestructuras y la educación».

El presidente de la asociación cultural Amigos del Paisaje de Villaviciosa «Cubera», Etelvino González, destaca la urgencia de desarrollar de una vez por todas el polígono industrial de la Rasa de Selorio, ya que lamenta que este municipio «debe de ser el único de España» que no lo tiene, con las repercusiones que conlleva en la economía maliayesa. González resalta que el polígono será una fuente de riqueza y evitará la fuga de población por falta de oportunidades de empleo. El polígono es igualmente una prioridad para el alcalde, José Felgueres, que confía en la «colaboración» del Gobierno regional para «sacarlo adelante» y aspira a comunicarlo con la rotonda de acceso a la Autovía del Cantábrico.

Para el regidor maliayés, «las necesidades son muchas». Pero, además de aprobar el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), crear aparcamientos y revisar el plan especial de la ría, los principales proyectos para estos cuatro años (todos ellos pendientes del anterior mandato) serán desarrollar la segunda fase del centro de día de Venta les Ranes, así como lograr el compromiso del Ejecutivo regional para ampliar el Colegio de Quintes y su colaboración para concluir la rehabilitación de la Casa de los Hevia.

El presidente de «Cubera» coincide con el Alcalde en que Villaviciosa necesita un PGOU, problema que viene coleando desde hace más de dos mandatos. Pero no sólo eso. Pone el punto de mira sobre la marisma maliayesa, pues considera que «los organismos oficiales la tienen abandonada». Argumenta que «el Foro de Participación, que reglamentariamente debe reunirse una vez al año, lleva dos sin convocarse». Etelvino González cree que así se evita afrontar algunos de los problemas que tiene la reserva natural parcial de la ría como realizar una nueva demarcación para incluir «dos importantísimos humedales», que actualmente se quedan fuera. Felgueres incide en que la protección del estuario debe ser «compatible con la vida de los vecinos, con un crecimiento sostenible con el medio ambiente».

Etelvino González no se olvida de los grandes retos culturales a los que debe hacer frente Villaviciosa en los próximos cuatro años. «Es urgentísimo rehabilitar el Ateneo Obrero y convertirlo en una gran Casa de Cultura antes de que se caiga», apunta. Pero para lograrlo es necesario alcanzar un acuerdo con la Administración central para recuperar la titularidad del edificio. Igualmente le preocupa el desarrollo de los trabajos en la Casa de los Hevia, así como del sótano del teatro Riera, inservible después de las inundaciones de junio del año pasado. Otra de las cuentas que Villaviciosa tiene pendientes es la reubicación de la biblioteca, ya que nunca se llegaron a ejecutar los dos acuerdos plenarios del anterior mandato para devolverla al centro de la villa. González critica que la pérdida de lectores infantiles ha sido del 95 por ciento y de adultos del 50 desde que «está prácticamente secuestrada» en el Centro Cultural de San Juan de Capistrano. Cuestión que considera «gravísima». A esto se suma la falta de espacio para sus 30.000 volúmenes. González también pide unificar el archivo municipal.

En el caso de Nava, su alcalde, Emilio Ballesteros, afirma que «no está especialmente mal» porque reconoce que la inversión realizada en los últimos años «fue bastante buena». Por lo que, dada la situación de crisis, se conforma con que el Gobierno regional de Francisco Álvarez-Cascos los ayude a mantener y mejorar las infraestructuras actuales, como es el caso de la piscina climatizada. Así y todo, estima que las principales demandas del concejo son convertir la Escuela Municipal de Música en un conservatorio y dotar a las instalaciones deportivas de un campo de fútbol de hierba. Pero sus esfuerzos se centrarán -además de en lograr la mejora de la carretera N-634, recuperar el lago del Enguilu y sacar adelante el PGOU- en conseguir llevar el saneamiento a algunas zonas rurales del concejo que aún carecen de esta infraestructura. Ballesteros sí hace hincapié en pedirle al nuevo Ejecutivo regional «mucho diálogo» mientras trata, según asegura, de practicar con el ejemplo fomentando la participación ciudadana en la vida municipal.

El cronista oficial de Nava, Leocadio Redondo Espina, apuesta por «potenciar las zonas verdes» con un parque desde La Laguna hasta el cementerio, dando continuidad así al paseo fluvial, senda que también propone alargar hasta el lavadero de Villa. También ve necesario incrementar la actividad de la Casa de Cultura, estimular un crecimiento urbanístico razonable y defender el patrimonio histórico, artístico, arqueológico y cultural del municipio. Por su parte, Roberto Vega, presidente de la Asociación de Vecinos de El Remediu, localidad que ha quedado sitiada por cables y torres de alta tensión, confía en que el Ejecutivo de Cascos desarrolle «un plan energético acorde y realista a las necesidades de Asturias», que deje de ser un atropello para este pueblo naveto, afirma.

El alcalde de Cabranes, Alejandro Vega, confía en que desde el Gobierno regional se desarrollen las medidas de convergencia del medio rural tan demandadas en municipios como éste, que permitan seguir mejorando servicios básicos como carreteras, saneamiento, educación, sanidad, atención a personas mayores, transporte público y la promoción económica para crear empleo.

El regidor de Sariego, Javier Parajón, marca cinco prioridades: completar el saneamiento, construir el centro social, reparar la carretera de Ñora, recuperar el monte del Enguilu y mejorar el acceso desde El Llanu de Fumarea a la peña de los Cuatro Jueces.

El primer edil de Bimenes, Emilio González, espera tener el apoyo del Principado para desarrollar la red de agua y el depósito de La Llomba, terminar la «Y» con la comunicación a Martimporra, desarrollar la segunda fase del polígono de Xenra, culminar el centro social, mejorar la Casa de Cultura, urbanizar Santa Gadía, Tabayes y Suares, así como acondicionar varios caminos del concejo y equipar los apartamentos rurales de Suares para crear empleo.

Las opiniones


«Confío en la colaboración del Gobierno con el polígono industrial»

José Felgueres
Alcalde de Villaviciosa


«Pido mucho diálogo para mejorar las infraestructuras que ya tenemos»

Emilio Ballesteros
Alcalde de Nava

«Necesitamos políticas públicas solidarias y de convergencia con el medio rural»
Alejandro Vega
Alcalde de Cabranes

«Tenemos todo un rosario de necesidades y ya pedí una entrevista con Cascos»
Emilio González
Alcalde de Bimenes


«Las prioridades son el saneamiento, el centro social y recuperar el monte del Enguilu»

Javier Parajón
Alcalde de Sariego

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído