Oviedo, L. Á. V.

El temporal de viento barrió la región dejando importantes destrozos. Los servicios meteorológicos habían anunciado rachas de hasta 120 kilómetros por hora, pero las previsiones se vieron superadas en el Cabo Busto (Valdés), donde se alcanzaron los 159 kilómetros por hora por la mañana. Aunque ya durante la madrugada el viento azotó el área occidental, el temporal se dejó notar en el centro a partir de las diez de la mañana, con precipitaciones torrenciales y fuertes rachas que hicieron difícil la circulación. La caída de temperaturas entre las diez de la mañana y el mediodía fue acusada. En Oviedo, cayó de los 19 grados a los 10, y aún llegó a bajar más el termómetro por la tarde, por debajo de 7.

Pocas zonas de la región se libraron del viento. En Cabrales se registraron rachas de hasta 118 kilómetros por hora. En el Cabo Peñas se alcanzaron los 104. En el aeropuerto de Asturias se dieron rachas de hasta 96 kilómetros. Leitariegos, a las nueve de la mañana, marcó rachas de 101 kilómetros. Y en Oviedo se alcanzaron los 93.

En la comarca más occidental, el centro especial de empleo Finca El Cabillón, de la Fundación Edes, sufrió destrozos en ocho de sus diez invernaderos. Han quedado al descubierto los cultivos de invierno de la entidad, que da empleo a discapacitados. El administrador, Antonio García, indicó que «la producción se va a perder. Fuera no aguanta, y además la lluvia y los plásticos lo están machacando todo». A primera hora de ayer, los empleados de la finca, una de las principales explotaciones de agricultura ecológica, se afanaban en recoger las fabas que estaban «mallando», informa T. CASCUDO.

En Valdés las fuertes rachas de viento provocaron el levantamiento del tejado del Centro de Profesores del Occidente, que rompió una valla del Colegio Ramón Muñoz. El Ayuntamiento cortó el acceso rodado al centro. El temporal también provocó la caída del tendido telefónico en Barcellina, dañando un coche. En Navia, no pudo instalarse la carpa del mercado navideño, informa A. SERRANO.

En Pravia, el viento derribó numerosos árboles. Uno de ellos cayó en el campo de fútbol de Agones. Otros causaron desperfectos en el alumbrado. Ayer, al cierre de esta edición, el personal del Ayuntamiento trabajaba aún en su reparación. El vendaval desplazó una caseta de obras, que provocó daños en varios vehículos. En Muros de Nalón cayeron ramas en la carretera a La Tronca. La alcaldesa, Carmen Arango, señaló que ya había solicitado, sin éxito, la limpieza del vial, informa I. PULIDO.

En San Juan de la Arena, en Soto del Barco, se hundieron tres embarcaciones en el puerto. En Gijón, una mujer resultó herida al ser golpeada por un árbol en la calle Pérez de Ayala, y un hombre tuvo que ser rescatado al quedar atrapado en la calle Domínguez Gil. Por otro lado, los vecinos de Meres, en Siero, se quedaron sin electricidad a las seis de la tarde, sin que al cierre de esta edición se hubiese restablecido.

En Villaviciosa cayeron ramas en una docena de carreteras, y en Nava también hubo que despejar cuatro vías. Además, en esta localidad varias tejas rompieron la luna trasera de un coche aparcado en la calle La Colegiata. En el concejo maliayés, en la localidad de Miyar, en Miravalles, el viento tumbó el tendido del alumbrado público y en otros núcleos también se vino abajo el de teléfono. El viento dejó a Cabranes sin acceso a internet por la red wifi municipal al tirar el repetidor del monte Incós. En Bimenes y Sariego también acabaron en el suelo varios postes eléctricos y carteles, informa M. MENÉNDEZ.

En el Oriente, un panel con luces navideñas situado en la céntrica calle Gran Vía de Ribadesella fue retirado al mediodía ante el inminente peligro de que se desprendiese, informa E. G. CEA. En Llanes se acordonó el acceso al puerto. El temporal causó daños menores, con caída de árboles y desprendimientos en el casco urbano.