21 de marzo de 2012
21.03.2012
Chus Neira  

Hay una línea trazada

21.03.2012 | 01:00

No sé si alguien más se ha fijado, pero desde el regreso de Cascos hasta ahora, por más o menos Photoshop que se le meta a las fotos, hay una línea trazada en medio de su frente que cada día es más profunda. Lo que seguramente era arruga en su origen se ha ido convirtiendo en surco, probablemente de tanto fruncir el entrecejo. Mírenlo con detalle, en actos públicos, en sus chats en los digitales, allí donde se presente, la frente del Presidente llama la atención, está hundiéndose, y puede que estemos todos en peligro. No creo -podría ser otra opción- que tenga que ver con los años mozo de jugador de balonmano, donde asegura que se hizo esa cara de fajador tan suya. Mi sospecha es que se puede tratar de un fenómeno paranormal o, quizá peor, de una cuestión de antimateria, de una gran colisión de hadrones que se está produciendo con violencia permanente dentro de la cabeza del Presidente y que provoca la doblez del frontispicio casquista. Lo que queda por ver es qué pasará al final. Tanto si el cerebro de Cascos se engulle por completo a sí mismo por esa brecha como si se convierte en el bosón de Higgs, a mí me da mucho miedo. Busquen refugio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine