29 de marzo de 2012
29.03.2012
La Nueva España

El escrutinio más intenso del voto emigrante amplía la victoria del PSOE en las autonómicas

Los socialistas logran 17 diputados tras arrebatar un acta a Foro en la circunscripción del Occidente por un margen de 52 votos l El partido de Cascos impugna 332 papeletas

29.03.2012 | 02:00
El recuento celebrado ayer en el Palacio de Justicia de Oviedo de las papeletas del voto emigrante.

El escrutinio más intenso del voto emigrante en Asturias se decantó ayer a favor del PSOE. Los socialistas lograron su escaño 17, que frustra un posible gobierno de derechas entre Foro y PP en el Principado, a1 arrebatar un acta de diputado a Foro en la circunscripción del Occidente por un margen de 52 papeletas. El partido de Francisco Álvarez-Cascos, que impugnó la incorporación de 332 votos llegados directamente a la Junta Electoral Provincial, ha anunciado que recurrirá la decisión de los magistrados de aceptar esas papeletas en el escrutinio definitivo. Es la primera vez que el voto de los asturianos residentes en el extranjero altera el reparto de escaños de la noche electoral.

«Foro, 44 votos». Cuando la magistrada Covadonga Vázquez Llorens confirmó de viva voz el número de papeletas que el partido de Cascos lograba en la circunscripción occidental, los apoderados, interventores y simpatizantes del PSOE presentes en la sala dieron rienda suelta a la emoción y nervios amarrados durante las más de seis horas que duró el proceso del recuento del voto emigrante. Los 290 votos recibidos por el PSOE de los asturianos de la diáspora eran más que suficientes para arrebatar el sexto escaño del Occidente a Foro, que hubiera necesitado llegar hasta los 80 votos para conservar su segundo diputado en la circunscripción occidental.

La alegría de los socialistas presentes en la sala habilitada para el recuento definitivo en el Palacio de Justicia de Oviedo contrastaba con los rostros serios y de preocupación en la comitiva de Foro, encabezada por su secretaria general, María Teresa Alonso. Y es que el notable avance del partido casquista, con 80 votos de la emigración más que en las autonómicas de 2011 con una participación inferior, no se produjo en la circunscripción occidental. Los foristas crecieron en 53 votos en el centro y en 25 en la circunscripción oriental, pero en la decisiva del Occidente únicamente mejoraron en dos votos respecto a los de diez meses atrás. Al final, el partido que lidera Cascos hubiera necesitado 36 votos más para conservar su segundo diputado en el Occidente (el PSOE necesitaba tres votos por cada dos más de Foro). Al PSOE le sobraron más de medio centenar de sufragios para alcanzar el tercer diputado del Occidente, que consolidó su victoria y amplió el margen sobre la segunda fuerza más votada, Foro, en cinco diputados (17 frente a 12), impidiendo de paso la mayoría absoluta entre los dos partidos de la derecha.

Las cuentas de la Federación Socialista Asturiana habían empezado a cuadrar unas horas antes, cuando sus apoderados confirmaron que habían llegado más de medio millar de papeletas para la decisiva circunscripción occidental. «La cifra es buena», comentaba uno de los abogados enviados desde Ferraz para supervisar el recuento definitivo. La buena marcha del escrutinio para las filas socialistas quedaba patente con un vistazo a la mesa donde se abrían las papelelas; mientras las del PSOE crecían de 25 en 25, en progresión aritmética, las de Foro lo hacían a cuentagotas. La sonrisa comenzaba a aflorar en Adriana Lastra, la responsable de política municipal de la Federación Socialista Asturiana, y en Guillermo Martínez, ex alcalde de Siero y uno de los principales expertos de la FSA en el voto emigrante. «Tenemos un moderado optimismo», confesaba antes de las dos de la tarde una de las autoridades de la justicia asturiana que no pudo resistirse a seguir el más emocionante recuento que se recuerda en unas elecciones en Asturias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído