29 de abril de 2012
29.04.2012

Méndez: «El despido es la única respuesta del Gobierno a la crisis»

El secretario general de UGT dice que la reforma laboral «altera el modelo de convivencia empresarial»

27.02.2012 | 01:00
Cándido Méndez, ayer, en Mieres.

Mieres del Camino, J. VIVAS

La reforma laboral aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy centró gran parte del discurso que ofreció ayer el secretario general de UGT, Cándido Méndez, en el homenaje del SOMA a Manuel Llaneza. Pero a diferencia de lo que se esperaba, el sindicalista no habló de movilización, mucho menos de huelga general. Esta decisión, contrariamente a lo que pensaba Mariano Rajoy que iba a ocurrir, supone «un acierto» para los sindicalistas. En su lugar, Cándido Méndez utilizó la palabra como arma y explicó el significado de esta medida gubernamental, «que altera el modelo de convivencia en el ámbito de las empresas, pero también fuera de ellas».


El despido, según Cándido Méndez, está presente en todo el texto. De ahí que el sindicalista asegurase que «el despido es la única respuesta del Gobierno a la crisis». Así, resumió algunas de las iniciativas más conocidas de la reforma como el contrato indefinido para trabajadores en empresas pequeñas con un período de prueba de un año. «No es un período de prueba, es imponer el despido libre en un año y, además, es inconstitucional», aseguró el líder de UGT. También hizo alusión Méndez a la permisividad del «y si no» y lo explicó: «Que te tienen que alterar el horario y, si no aceptas, te despiden. Ahora es posible».


La procedencia o no de los ceses fue otra de las críticas del sindicalista. «Dicen que el despido improcedente va a ser residual, que sólo será un 15% del total», apostilló Méndez, añadiendo que «la reforma supone un golpe muy duro a la tutela judicial, ya que se cuantifica el despido, con lo que el inspector poco va a tener que decir al respecto».


Cándido Méndez quiso dejar claro que los sindicatos ya habían tomado cartas sobre el asunto incluso antes de que el Gobierno tomara esta determinación. «Llegamos a un acuerdo de sacrificio salarial de los trabajadores con empleo para contribuir a que no aumente la destrucción de puestos de trabajo», señaló el sindicalista, haciendo hincapié también en otros compromisos para «moderar precios, reinvertir los beneficios, la protección del sistema público de pensiones o el recorte de los salarios de los directivos. Todo, para que la última alternativa fuese el despido». Sin embargo, Cándido Méndez denunció que «no pudimos ir más adelante por las presiones con las que teníamos que luchar».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook