02 de mayo de 2012
02.05.2012

Conducir por autovía ya no será gratis

El Gobierno estudia implantar un «peaje suave» para vehículos ligeros por el uso de la red estatal de gran capacidad, que en Asturias cuenta con 318 kilómetros

02.05.2012 | 02:00

Oviedo, José A. ORDÓÑEZ

El Gobierno central tiene en estudio cobrar por el uso de las autovías para financiar, mediante «peajes blandos», los elevados gastos de conservación de las vías de gran capacidad, para lo que el Ministerio de Fomento tiene presupuestados este año 873 millones de euros. Las tarifas que se van a aplicar, que están todavía por determinar, al igual que la forma de pago, serían, en todo caso, más bajas que en los peajes tradicionales. En la autopista del Huerna, entre Asturias y León, los vehículos ligeros abonan ahora a la concesionaria, Aucalsa, 11,30 euros por el trayecto completo, siempre que no tengan derecho a los descuentos en vigor para transportistas o por el uso frecuente de la vía.

Los camiones quedarían exentos en un primer momento de una medida que podría entrar en vigor, de forma progresiva, en el plazo aproximado de un año. La implantación del pago por usar autovías ya se trató en la sesión que la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos celebró la semana pasada, antes del Consejo de Ministros del viernes.

En Asturias, los «peajes blandos» que baraja implantar el Ejecutivo de Mariano Rajoy podrían afectar a los 318 kilómetros que componen en la actualidad la red estatal de autovías en la región, según los datos oficiales del Ministerio de Fomento. Se reparten en la autovía Oviedo-La Espina (A-63), la de la Ruta de la Plata (A-66), la de Oviedo-Villaviciosa (A-64) y la Autovía del Cantábrico (A-8). Queda por saber qué pasará con las vías de gran capacidad dependientes del Principado. Son la Autovía Minera (AS-I), que se construyó con cargo a las partidas de reactivación de las comarcas carboneras, y la Autovía de la Industria (AS-II), que une Oviedo con Gijón y ya se está explotando en régimen de «peaje en la sombra». Una sociedad privada (Viastur) se encargó de la construcción de la carretera y de su mantenimiento. A cambio, el Principado le abona una suma anual en función del tránsito. La concesionaria ha reclamado en varias ocasiones una mejora de las condiciones, ya que se está quedando muy lejos de las expectativas económicas iniciales.

Un estudio de la patronal de la construcción Ceopan, publicado el año pasado, concluía que se podrían recaudar hasta 1.800 millones anuales con el cobro por el uso de las autovías a razón de 10 céntimos por kilómetro a los vehículos pesados y de 4,5 céntimos para los ligeros, sólo en desplazamientos largos. Sin embargo, siempre en función de la tarifa que se aplique, otros cálculos elevan la hipotética recaudación por este concepto a 3.000 millones de euros anuales.

El Ejecutivo de Mariano Rajoy baraja cobrar a los vehículos ligeros por el uso de las autovías, pero se muestra reacio a implantar la denominada «euroviñeta», que consiste en el pago del uso de las grandes autovías por parte de los camiones. Alemania recauda por este concepto 5.000 millones al año, pero el Gobierno español estima que su aplicación supondría un varapalo para el sector del transporte por carretera y que, además, repercutiría en el precio de los productos transportados.

El cobro por el uso de autovías conllevaría una serie de inversiones de carácter técnico, como la instalación de un sistema de dispositivos en las distintas autovías que, en principio, no podría estar operativo antes de un año. Además, también plantea un problema de la forma de pago estos nuevos «peajes blandos». Colocar cabinas en todas las vías resulta poco menos que inviable, por lo que se barajan otras opciones, entre ellas, arcos inteligentes, un suplemento económico en el carburante o la venta en los estancos de distintivos que luego se pegarían en la luna del coche para circular sin problemas por la red estatal de autovías.

La ministra de Fomento, Ana Pastor, podría avanzar algo más sobre este plan para el cobro en las autovías durante la visita que realizará hoy a Asturias. Pastor estará a primera hora de la mañana en las obras del tramo Otur-Villapedre de la Autovía del Cantábrico, uno de los más retrasados de los cuatro que están en obras en el Principado. Después, la Ministra se desplazará a Lena para visitar los trabajos de construcción de la variante de Pajares. A la espera de las actualizaciones que pueda hacer hoy la titular de Fomento, las últimas previsiones apuntaban a que el nuevo acceso ferroviario a la región estará operativo en 2014 y que abrirá al tráfico con ancho internacional, lo que ha encarecido un proyecto que supera ya los 3.100 millones de euros. En la Transcantábrica, se espera que este año abran Muros de Nalón-Las Dueñas y Llanes-Pendueles.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído