20 de mayo de 2012
20.05.2012
40 Años
40 Años
 

«Es el Gobierno asturiano, no el campo, el que ha perdido la dignidad», dice Javier Fernández

El candidato socialista promete pagar a los 15 días las compensaciones por los daños del lobo, que acumulan retrasos por valor de 850.000 euros

19.03.2012 | 01:00

Grado / Gijón, Á. FAES / M. CASTRO

En Grado, la villa que abre los domingos, como dicen los indicadores de sus calles y certifica la bulliciosa actividad de su mercado, encontró el candidato socialista Javier Fernández un buen momento para atizarle al Gobierno de Foro Asturias por su gestión del entorno rural. «Los hombres y mujeres del campo asturiano nunca han perdido su dignidad, quien lo ha hecho ha sido el Gobierno asturiano». El ataque, más bien contragolpe, venía por la voluntad de «dignificar el campo» que había manifestado el día anterior el consejero de Agroganadería y Recursos Autóctonos, Albano Longo, durante la presentación del programa sectorial de FAC. No fue el único golpe porque más tarde, en un acto con militantes en Tineo, Javier Fernández dejó claras las sensaciones que le produce la situación política de la región. «Hay una cosa peor que un gobierno de la derecha y es que no haya gobierno».


Al socialista le vino como un traje a medida la referencia al campo del consejero Albano Longo, porque la etapa de Fernández ayer en su frenético periplo por la región, tenía al mundo rural como eje. Pisó once concejos, con pequeños actos y visitas en cada uno de ellos. Se detuvo un rato más en Grado, al comienzo de la ruta y camino de la comarca occidental, para visitar el mercado de los domingos y cumplir con la diaria cita con los medios. Y de allí salió un compromiso firme. «Cuando esté en el Gobierno, los daños del lobo se pagarán a los quince días». Solucionaría una de las asignaturas pendientes del campo asturiano, pues las indemnizaciones a los ganaderos acumulan retrasos por cantidades en torno a los 850.000 euros.


Una «apuesta firme» por la escuela rural, donde «tenemos ratios de cinco alumnos que vamos a mantener», y la defensa férrea del sistema sanitario público centraron su breve discurso. «Mi compromiso es total con la sanidad pública en toda la autonomía y concretamente en los hospitales comarcales. El objetivo es que los servicios públicos sean de idéntica calidad en todo el territorio».


El candidato se tomó un rato para pasear por el mercado de la villa moscona. Compró dos quesos, igual que el sábado en Villaviciosa, pero esta vez uno curado y otro fresco. Se llevó un número de la rifa del Club Patín Areces y unos metros más allá, llegando a la plaza del General Ponte, el grupo pegó una discreta media vuelta. Al fondo, el inconfundible soniquete mitinero advertía de que no era aconsejable interrumpir. Hablaba Jesús Iglesias, el candidato de Izquierda Unida (IU), en un acto en la calle. «Decimos no a los especuladores y sí a los emprendedores que arriesgan su dinero. Somos el único partido con salida para la crisis, una garantía para mantener los servicios sociales y un seguro para acabar la Autovía del Cantábrico, conseguir que al fin llegue el AVE o tramos tan necesarios como Salas-La Espina y su prolongación hacia Cangas del Narcea».


De infraestructuras también habló ayer en Gijón, y con dureza, el diputado socialista Antonio Trevín. Dijo que el PP paralizará obras tan relevantes como la variante de Pajares y la llegada del AVE a la región «que tenían que estar acabados este año o el que viene y al ritmo que llevan no será ni en 2013 ni en 2014», la eliminación de la barrera ferroviaria en Gijón, ya que «de Gijón al Norte (sociedad constituida para promoverla) no sabemos nada», la autovía al suroccidente que ni en 2013 se verá acabada y la tercera fase del puerto de Avilés que va a quedar «en suspense». El diputado también ha formulado varias preguntas al Gobierno central para que se posicione respecto a la subida de tasas en el puerto de El Musel. Trevín también criticó la política energética del Gobierno central del que dijo que «pone en duda» la conveniencia de la regasificadora de El Musel, les acusó de «suprimir los fondos mineros», también dejar «en suspenso la línea eléctrica Sama-Velilla» y de querer dejar sin equipamiento, y por tanto sin abrir, el futuro parador de Corias, en Cangas del Narcea, y de no presupuestar actuaciones para restaurar las zonas que han sufrido inundaciones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook