30 de junio de 2012
30.06.2012
 

Desenlace en Mudarri

El nudo que facilita la conexión entre las autovías Minera y del Cantábrico, con 32 kilómetros en Siero, abre al tráfico como segundo punto más transitado de la región

30.06.2012 | 02:00
La Autovía Minera, en la zona del nudo de Mudarri, ayer.

El Berrón / Pola de Siero,


Franco TORRE


Mudarri ya rueda. El esperado enlace entre la Autovía Minera (AS-I) y la de Oviedo-Villaviciosa (A-64), que conecta con la Autovía del Cantábrico (A-8), quedó abierto ayer al tráfico. Situado en un punto estratégico entre Pola de Siero y El Berrón, los primeros coches transitaron por este nudo que suma más de treinta kilómetros, tras casi un lustro de obras y una inversión de 53,2 millones de euros.


Pese a la magnitud e importancia de la obra, su apertura, anunciada ayer por LA NUEVA ESPAÑA, no estuvo precedida por ningún acto de inauguración. «Se ha acabado una obra importante y compleja, sin boato alguno, pero con eficacia», aseguró ayer el jefe del gabinete de la Delegación del Gobierno en Asturias, Alberto Mortera. El propio Mortera explicó que la decisión de prescindir de acto oficial en la apertura del nudo se debe a que han primado los intereses de los usuarios. «La puesta en funcionamiento no ha sido algo casual. Para nosotros, era prioritario que el enlace estuviese funcionando para este fin de semana, ya que se espera mucho volumen de tráfico debido a la «operación salida» del verano, y además, tener un tramo en obras siempre trae aparejado algún peligro adicional para los conductores. Un riesgo que queríamos minimizar», señaló.


El propio Mortera estuvo ayer en contacto, durante toda la mañana, con la Dirección General de Carreteras para comprobar que la puesta en funcionamiento del enlace se realizaba sin mayores complicaciones. A las 10 de la mañana, los operarios de la Unión Temporal de Empresas Contratas Iglesias-Coprosa retiraban las barreras que cerraban algunas de las vías del enlace, mientras técnicos de Carreteras y agentes de la Guardia Civil vigilaban para que todo estuviera en orden.


Si bien todos los tramos entraron en funcionamiento a lo largo de la mañana, en el acceso de El Berrón los trabajos se alargaron hasta el mediodía, ya que se debía completar el pintado de sendas rotondas en el puente sobre la A-64, lo que causó ligeras retenciones mientras los operarios completaban el trabajo.


En todo caso, el nudo de Mudarri registró durante la jornada de ayer un tráfico moderado, que sin duda se incrementará exponencialmente este fin de semana y que, con el tiempo, alcanzará un volumen de tránsito estimado en 45.000 vehículos diarios. «Será el segundo punto de más tráfico de Asturias, sólo por detrás de la "Y"», explica Mortera, que insiste en la complejidad «de ensamblar esta obra, este gran scalextric, dentro de una zona con mucha densidad de tráfico».


El nudo de Mudarri ha supuesto la creación de 32 kilómetros de nuevas vías, incluyendo enlaces y accesos, y ha permitido, además, culminar, trece años después del inicio de la obra, la Autovía Minera. «Es el punto final a una omisión que no se debió producir, como fue la apertura de una autovía sin accesos, sólo con un punto de inicio y un final, como si fuera línea férrea», indicó Mortera en referencia a la AS-I, que une Mieres con Gijón.


Además, Mortera subrayó que el enlace tendrá una gran importancia para el concejo de Siero. «La Pola es un centro sobre el que gravita un gran flujo de tráfico, pero la localidad, que ha crecido mucho en los últimos años, lo ha hecho a espaldas de estos flujos. Con este enlace y el acceso a la Autovía Minera por Ferrera, incluido en la obra, se subsana también esa situación, por lo que los vecinos de la Pola serán los primeros en valorar la importancia del nudo de Mudarri», explicó el representante de la Delegación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook