Sin entrar en demasiados detalles, el portavoz del Gobierno asturiano, Guillermo Martínez, expuso el malestar del Ejecutivo con la actitud de IU respecto a la negociación del Presupuesto de 2014. La coalición no sólo rechazó las cuentas que los socialistas prepararon para el Principado, sino que ayer mismo permitía que prosperasen las del PP en el Ayuntamiento de Oviedo. Martínez cargó sus reproches sobre la mayor disposición que la coalición, según dijo, mostró para negociar en el ámbito local frente al regional. "Resulta sorprendente su distinta disposición a dialogar con la derecha en Oviedo y a hacerlo con el PSOE, en Asturias, se mire por donde se mire".

Martínez miró hacia el ámbito fiscal para corroborar su teoría. "Mientras que para aceptar los Presupuestos autonómicos era una condición muy importante que hubiera una subida de impuestos, en el Ayuntamiento no hay subida de tasas. Como mucho habrá una congelación, pero no una subida impositiva, porque las tasas ya se estaban aprobadas".

Por su parte, el coordinador general de IU, Manuel González Orviz, reiteró su respeto al acuerdo alcanzado por su partido en Oviedo y volvió a colocar al programa del partido y a la autonomía municipal como factores de suficiente peso como para avalar la decisión de IU en la capital.

El coordinador de IU explicó que, a pesar de la enmienda a la totalidad de las cuentas elaboradas por el Ejecutivo socialista para el Principado, IU se mantiene abierta a futuras negociaciones: "Tras la votación de la enmienda a la totalidad ratificamos nuestra mano tendida y el diálogo de IU frente al refugio en el victimismo de un Gobierno que, creemos, no debe aislarse, por el bien de Asturias".

Orviz señaló que el acuerdo alcanzado en Oviedo no es extrapolable a otros ámbitos institucionales, bien del Principado o de cualquier otro de los ayuntamientos asturianos, ya que, como dijo, cada uno tiene su propio desarrollo y naturaleza. "El marco de IU es nuestro programa electoral, es el cerrar la puerta a determinadas políticas, y aunque nos cueste hacerlo, pues siempre vamos a tratar de meter el pie en la rendija para impedir o aminorar el avance de las políticas más regresivas".