03 de febrero de 2014
03.02.2014

"Najda", la ciclogénesis que arrasó la costa

Las olas superaron los diez metros y destruyeron el Museo del Calamar de Luarca y restaurantes de la playa de Luanco - La fuerza del mar derribó 40 metros de muro del muelle de Cudillero y obligó a cerrar el paseo marítimo de Gijón

03.02.2014 | 01:41
"Najda", la ciclogénesis que arrasó la costa
"Najda", la ciclogénesis que arrasó la costa
"Najda", la ciclogénesis que arrasó la costa
"Najda", la ciclogénesis que arrasó la costa
"Najda", la ciclogénesis que arrasó la costa
"Najda", la ciclogénesis que arrasó la costa

Fue lo nunca visto. El impresionante temporal marítimo desatado por la ciclogénesis explosiva "Najda" golpeó ayer con toda fiereza a Asturias, coincidiendo, sobre todo, con la pleamar de las seis de la mañana del domingo. Las olas de más de diez metros, equivalentes a un edificio de cuatro pisos, dejaron un reguero de daños por toda la costa de la región, de Tapia a Llanes, y también cobraron tributo en Galicia, Cantabria y Euskadi. Anoche, un joven de 15 años permanecía desaparecido tras haber sido arrastrado por una ola en Foz (Lugo).

El temporal de mar más duro que se recuerda en el litoral cantábrico se cebó especialmente con la comarca occidental del Principado. En Luarca, el agua entró en el Museo del Calamar Gigante, tras originar un enorme boquete en la segunda planta del edificio, y arrasó la mayor parte de las instalaciones. La colección museística que se ha perdido está valorada en dos millones de euros y esta nueva inundación, la tercera de entidad en cinco años, supone "el final de la Cepesma", el organismo que gestiona el centro, según indicó su presidente, Luis Laria. En el museo se exponían catorce calamares gigantes, parte de los cuales flotaban por la mañana en las aguas del puerto, y el resto estaba entre los escombros del edificio. También se vieron afectados por inundaciones los bares de la zona del muelle luarqués. El agua llegó hasta el parque de Carmen y Severo Ochoa de la capital valdesana.

Los daños en Tapia se concentraron en el campo de fútbol, donde parte de la tribuna amaneció en el centro del rectángulo de juego. El agua entró en establecimientos hosteleros y comerciales de la villa. También resultó dañado el rompeolas del puerto. En Figueras se vieron afectados los pantalanes del muelle, en Puerto de Vega se produjeron desperfectos en la zona portuaria y la marea provocó el desbordamiento de la ría de Navia, que anegó algunas vegas.

Luanco, en plenas fiestas del Socorro, fue otra de las localidades asturianas que más sufrieron los duros embates de un Cantábrico desatado. Los restaurantes de la primera línea de la playa de La Ribera sufrieron graves inundaciones. La fuerza del mar arrancó hasta la barra de algún establecimiento y se llevó, flotando, máquinas tragaperras. En total, una decena de locales comerciales se vieron afectados por el agua, que se adentró unos cien metros en la villa. El impacto de las olas contra algunos edificios mantuvo en vilo a los vecinos. La primera planta del centro de mayores está destrozada.

"Najda" tampoco tuvo piedad de Candás, donde el temporal hundió o dejó graves desperfectos en diecisiete embarcaciones. El descomunal oleaje también se llevó por delante cuarenta metros del muro del muelle nuevo de Cudillero, donde el agua entró en algunas establecimientos de la zona más cercana al puerto y dañó varias embarcaciones. Según el primer recuento, hay tres hundidas y una, al menos, desaparecida. La playa de la Concha de Artedo amaneció devastada y con la pasarela destruida. Un edificio de la zona quedó anegado.

Uno de los muros del puerto de San Esteban de Pravia quedó seriamente dañado por el descomunal oleaje de la madrugada. En la playa de Aguilar, también en Muros de Nalón, la fuerza del mar levantó parte del paseo y arrancó de cuajo la cartelería. En Salinas, el oleaje arrasó una rampa de acceso a la playa y también hubo desperfectos en la escollera de El Arañón, a la entrada de la ría de Avilés.

Olas de nueve metros de altura golpearon con dureza el paseo marítimo de Gijón, donde pudieron con botaolas de más de 500 kilos de peso. La Policía cerró la zona peatonal, el carril bici y uno de los viales de vehículos. El agua destruyó la caseta de salvamento y agrietó la escalera nueve. El Ayuntamiento valorará hoy la cuantía de unos desperfectos que se sumarán a los 50.000 euros de los últimos días.

Los principales daños en Villaviciosa se concentraron en el puerto de Tazones y, más en concreto, en la pescadería de la rula y en sus sistemas informáticos. Tampoco se escapó de la cólera del Cantábrico Lastres, donde se registraron desperfectos de consideración en la sede de la cofradía. También en Colunga, el paseo de la playa de la Isla amaneció cubierto de lodo, y en el área recreativa de La Espasa también hubo daños de relevancia.

Ribadesella fue la localidad de la comarca oriental que salió peor parada de los embates marítimos de la madrugada del domingo. Los vecinos, atemorizados, vieron cómo el agua inundaba buena parte de la villa, hasta llegar a la Gran Vía, alcanzando los 30 centímetros de altura. Llegó a entrar en el restaurante Arbidel, tras desbordarse la ría. El fortísimo oleaje y la pleamar también se compincharon para dejar desperfectos en los chalés situados en el paseo de la playa de Santa Marina, donde apareció un jabalí muerto. La Policía Local se vio obligada a cerrar por la mañana la calle Marqués de Argüelles.

En Llanes, las olas se llevaron por delante buena parte de los bancos de la playa de El Sablón y ocasionaron daños en el cercano barrio de La Moría. También se registraron desperfectos en la lonja llanisca y en algunas lanchas de Celorio.

Tanto el consejero de Presidencia, Guillermo Martínez, como la titular de Fomento, Belén Fernández, visitaron ayer algunas de las zonas más afectadas por el temporal. La Administración autonómica aún no ha hecho una valoración oficial de los daños.

La Agencia Estatal de Meteorología mantiene para hoy la alerta naranja (riesgo importante) por fenómenos costeros extremos. El temporal remite mañana.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído