Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gracias, "tren de la libertad"

La lucha contra la reforma de la ley del aborto

Las organizaciones feministas de Asturias son conocidas en nuestro país por su trayectoria y su compromiso en la defensa de los derechos de las mujeres; la voz de las feministas asturianas ha sido escuchada en múltiples ocasiones demandando nuevos derechos y realizando importantes aportaciones a la legislación española en materia de igualdad.

El Consejo Asturiano de la Mujer, órgano de interlocución entre el Gobierno de Asturias y las organizaciones de mujeres asturianas, ha debatido sobre el contenido del anteproyecto de ley orgánica para la protección de la vida del concebido y de los derechos de la mujer embarazada y ha emitido resolución pidiendo que el Gobierno de España lo retire. Igualmente acordó el apoyo a cuantas iniciativas se pusieran en marcha por parte de las asociaciones de mujeres para defender los derechos sexuales y reproductivos que este anteproyecto pretende eliminar.

Por todo ello cientos de asturianas, mujeres feministas de las instituciones, partidos políticos, sindicatos... nos subimos al "tren de la libertad", iniciativa de dos asociaciones pertenecientes al Consejo Asturiano de la Mujer.

Con sincera gratitud, escribo estas líneas de reconocimiento al trabajo de las organizaciones feministas y de las mujeres asturianas que hicieron posible que el "tren de la libertad" llegara a Madrid el pasado sábado. Las mujeres sabemos lo importante que es poner nombre a las cosas; y por eso hay que decir que el viaje liderado por la Asociación de Mujeres por la Igualdad de Barredos (Laviana) y la Tertulia Feminista "Les Comadres" de Gijón llenó las calles de Madrid de los nombres del feminismo: libertad, igualdad, solidaridad...

Muchas de nosotras sentimos que, por primera vez, la causa de la libertad de las mujeres aglutinaba a todo un pueblo -harto de la imposición moral que pretende realizar un PP cada vez más alejado de la ciudadanía- y que todas las organizaciones políticas, sindicales y sociales que apoyaban la convocatoria lo hacían siguiendo a las asociaciones de mujeres en la causa universal de la igualdad. Porque la contrarreforma del Partido Popular ha provocado la indignación mayoritaria de la sociedad española y una ola de solidaridad con las mujeres y el movimiento feminista como no se recordaba.

El rotundo éxito de la convocatoria asturiana permitió que se hiciera realidad un verdadero ejercicio de ciudadanía: mujeres y hombres, de todas las edades, de todos los rincones del país y de fuera de nuestras fronteras, unidos en una reivindicación común: parar el anteproyecto de ley de Gallardón, el paladín de la cruzada contra las mujeres de la derecha española.

Gracias, "tren de la libertad", por haberlo hecho posible, por haber escrito el nombre del feminismo asturiano con mayúsculas en la historia de este país y por habernos hecho sentir y pensar que "sí se puede" frenar este retroceso que conduce a la persecución, al sufrimiento, al miedo y a la injusticia. Que nos hace retroceder a tiempos oscuros que creíamos superados para siempre.

Compartir el artículo

stats