Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"El Campeonato de Pinchos de Asturias es el número uno de España"

"El Principado es tierra de grandes cocineros, entre ellos José Antonio Campoviejo, de quien soy un devoto"

Luis Cepeda, periodista y gastrónomo. Álvaro Fernández Prieto

Luis Cepeda es periodista y autor de una docena de libros sobre gastronomía, fundador de la agencia de comunicación y eventos Gastronomicom News y organizador de numerosas actividades de esta especialidad en Europa y América. Entre ellas, el Campeonato Nacional de Pinchos, que en noviembre tuvo lugar en Valladolid. Además, fue uno de los miembros del jurado del VII Campeonato de Asturias de Pinchos y Tapas, cuyos ganadores se darán a conocer esta tarde, a partir de las 18.00 horas, en el restaurante Las Delicias de Gijón.

-¿A qué nivel se encuentra el concurso asturiano de pinchos y tapas respecto al resto de las regiones españolas?

-En estos momentos es el más regular. Es muy estricto en sus normas y se elige a los mejores con una cata a ciegas. Los finalistas trabajan todos en la misma cocina y con los mismos medios. Para mí en estos momentos, y a nivel regional, es el "número uno" de España sin duda alguna. Es impresionante que siendo uniprovincial hayan participado 142 restaurantes de dieciséis concejos. El índice de participación es altísimo. Posiblemente si se tratase de Andalucía, con gran tradición de tapas, no pasase de los 150.

-¿Por delante del País Vasco?

-Yo hablo a nivel regional. En el País Vasco, donde desde siempre "se va de pinchos", nadie duda de su importancia y su representatividad. Se celebran dos concursos en Guipúzcoa y otro en Vizcaya. Pero, a nivel regional y en estos momentos, Asturias es todo un ejemplo.

-Entre los dieciséis finalistas se encuentran Rodrigo Roza y Pedro Martino, ambos ganadores en su día del Campeonato Nacional de Pinchos de Valladolid que usted organiza. ¿Qué le parecen los cocineros asturianos?

-En Valladolid, siendo un concurso provincial, este año alcanzamos ya la décima edición con un gran nivel de participación en todos los sentidos. Hemos llegado hasta aquí con mucho entusiasmo y paso a paso, y estamos muy contentos. En cuanto a los cocineros asturianos, no cabe duda de que hace años que existe en la región una corriente gastronómica extraordinaria que funciona con unos niveles de eficacia y exigencia muy altos. La gran competitividad que existe hace que genere grandes profesionales de la cocina, alguno de los cuales ya ha dado su salto al extranjero, donde, a día de hoy, las tapas son seña de identidad de la cocina española.

-¿Por ejemplo?

-Pues ahí está Morán, en Londres, o Manzano. Los cocineros asturianos hacen patria natural porque Asturias ha sido una comunidad muy adelantada en materia gastronómica; de hecho, una de las bases de la cocina española procede del Principado. Yo soy un devoto de Campoviejo, un hombre con una brillantez fuera de lo habitual.

-¿Qué es lo que más lo ha sorprendido en esta edición?

-Tanto la cantidad de participantes como su procedencia y la calidad de los trabajos. Entre los finalistas no sólo están de Oviedo, Gijón y Avilés, también hay gente de Aller, Cabranes, Navia, Villaviciosa, Siero y Navia, entre otros.

-¿Cómo tiene que ser una buena tapa de concurso?

-En un concurso de este tipo no se puede presentar una tapa como si fuera una pequeña ración de un plato. La tapa debe ser algo pensado como tapa, sin demasiados ingredientes, y que tenga cierto impacto por su originalidad. En el concurso hubo varias que me gustaron mucho.

-Y del producto autóctono, ¿qué me dice?

-No conocía las ostras del Eo y quedé sorprendido. Son sensacionales. Es otra calidad. Otro nivel.

Compartir el artículo

stats