24 de mayo de 2014
24.05.2014

"No hacemos recortes por capricho", se felicita el Rectorado ante el reducido déficit

La Universidad pacta con el Principado congelar las tasas por tercer año consecutivo

24.05.2014 | 01:41
Por la izquierda, Santiago Álvarez, Vicente Gotor y Paz Suárez Rendueles, en una imagen de archivo.

Satisfacción contenida en el equipo rectoral de la Universidad de Oviedo por el déficit registrado durante 2013, de 544.000 euros, tal como adelantó LA NUEVA ESPAÑA, muy por debajo de las previsiones del pasado mes de septiembre, que lo situaban en más de tres millones. "Es una cifra asumible y demuestra que todos los esfuerzos de reducción del gasto que hemos hecho, especialmente en el segundo semestre del pasado año, estaban justificados, a pesar de las duras críticas recibidas", señaló ayer el responsable de Planificación Académica, Santiago Álvarez, después del Consejo de Gobierno que aprobó las cuentas, con tan sólo una abstención. El rector, Vicente Gotor, desveló además que existe ya un acuerdo con el Principado para congelar, por tercer año consecutivo, las tasas que pagan los alumnos por matricularse en una asignatura la primera vez.

"Queda claro que las medidas de ajuste tenían un sentido y no respondían a ningún capricho", afirmó Álvarez, visiblemente satisfecho por haber rebajado unas previsiones muy negativas en apenas tres meses. No obstante, este remanente negativo, el primero que registra la Universidad en cinco años, obligará al equipo rectoral a acometer retenciones de crédito por su valor durante este año, bajo la supervisión del Consejo Social de la institución, tal como obliga la normativa vigente desde 2012. "Aún tenemos que decidir en qué partidas aplicaremos este ajuste, pero en ningún caso afectarán al funcionamiento esencial de la institución", indicó el vicerrector, que no descartó "otras medidas de ahorro" en los próximos meses.

En la misma línea, el rector afirmó: "Nos queda por delante un año de nuevos esfuerzos". Gotor lamentó una vez más "las malas perspectivas que se ciernen en relación con la investigación", debido a los recortes y retrasos de los planes nacionales y a "la escasez" de fondos procedentes del Principado, que tan sólo ha aprobado las bases reguladoras de una convocatoria por poco más de dos millones de euros. "Tenemos reticencias con este asunto porque no sabemos si los grupos que optarán a las ayudas tendrán que pasar un nuevo proceso evaluador, lo que retrasaría más aún los fondos", indicó la vicerrectora Paz Suárez Rendueles. Y lamentó que, en términos generales, la financiación de proyectos en I+D haya caído un 50 por ciento en siete años.

Gotor explicó que, pese a la mala coyuntura económica, se ha abogado por una nueva congelación de las tasas porque "es un compromiso y, además, es posible que, de subirlas, se redujera el número de alumnos matriculados". El Consejo de Gobierno de la Universidad también aprobó ayer el nombramiento como profesores eméritos del exrector y catedrático de Geodinámica Interna, Alberto Marcos Vallaure, y del catedrático de Otorrinolaringología y próximo director científico de la Fundación para la Investigación Biosanitaria de Asturias (FIMBA), Carlos Suárez.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook