26 de mayo de 2014
26.05.2014

Dos cachorros de lobo, trasladados a un centro en Infiesto tras un control de población

El Principado dice que están bien y que toman biberón

26.05.2014 | 02:19

Dos cachorros de lobo, machos los dos, fueron trasladados el pasado martes al Centro de Vigilancia de la Fauna Silvestre, ubicado en Infiesto (Piloña), después de un control de población realizado por técnicos del Principado ese mismo día en el parque natural de Ponga. Los dos animales se encuentran en "perfecto estado", según aseguró ayer la Administración, y permanecerán en el centro hasta que finalice el periodo de destete en la que se encuentran.

Una vez que pase esa etapa "se gestionará su traslado a un centro adecuado", según comunicó ayer la Consejería de Agroganadería y Recursos Autóctonos, que no especificó cuál será el destino de los animales.

Los ecologistas aseguran, sin embargo, que los lobeznos "están condenados" a vivir en cautividad. "Van a acabar mal. Serán 'Paca' y 'Tola' pero en lobo", aseguró ayer Fructuoso Pontigo, portavoz de la Coordinadora Ecologista de Asturias. Pontigo sospecha que los dos lobeznos serán trasladados al cercado de Belmonte de Miranda, una instalación que en su día se hizo para albergar lobos y que actualmente se encuentra desocupada.

"Acabarán ahí. Al Principado le viene ni que al pelo. Así contentan al Ayuntamiento y resuelven un problema", agrega Pontigo, que también denunció la "situación penosa y precaria" del centro de Infiesto, que, insistió, está "viejo y obsoleto".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook