Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

FRANCISCO GONZÁLEZ BREE | Profesor de Innovación en Deusto Business School

"Las nuevas tecnologías abren oportunidades de negocio valoradas en trillones de dólares"

"En EE UU no se ve mal fracasar como emprendedor, pero en España no se acepta bien; debemos aprender de otras culturas"

Francisco González Bree, en la sede del Centro de Empresas, en el edificio Cristasa.

Francisco González Bree, en la sede del Centro de Empresas, en el edificio Cristasa. MARCOS LEÓN

Francisco González Bree es profesor de Innovación en Deusto Business School y director académico del máster en Business Innovation. Con más de 15 años de experiencia en multinacionales y empresas tecnológicas y 6 más como tutor ayudando a decenas de empresas con sus planes de negocio, esta semana participó en

-¿Qué significa en este momento innovar en nuevos modelos de negocio?

-Innovar en modelo de negocio es innovar con una visión holística. Los modelos de negocio enfatizan una aproximación holística para explicar cómo las empresas hacen el negocio. Los autores académicos todavía no se ponen de acuerdo en definiciones y métodos ya que es una disciplina muy moderna que está en plena expansión. Supone considerar todos los aspectos que se tiene que tener en cuenta a la hora de emprender un negocio.

-¿Se emplea en exceso la palabra innovación?

-Lo que existe es una gran confusión sobre lo que realmente significa. Existen muchas definiciones como innovación = invención + explotación. Me gusta pensar que la innovación es convertir o transformar la novedad en valor. Esa novedad puede ser de producto, servicio o proceso y el valor puede ser para clientes, usuarios, y sociedad. Nosotros enseñamos innovación en un master de un año. Es una disciplina en toda regla que se puede aprender pero es compleja y en constante evolución.

-¿Hay espacio en el mercado para nuevos emprendedores?

-Existen y van a existir muchísimos huecos. Las futuras necesidades de las personas y las megatendencias tecnológicas que vienen en un futuro no tan lejano van a abrir innumerables oportunidades de negocio que están cifradas según los expertos en trillones de dólares. Algunas de estas megatendencias incluyen internet móvil, internet de las cosas, dispositivos ponibles, automatización del conocimiento, big data, vehículos autónomos, robótica avanzada... La clave está en aprender a emprender e innovar mejor.

-Ha trabajado en puestos directivos en multinacionales y ayudando como mentor a decenas de empresas de todos los tamaños y sectores, ¿con qué tarea se quedaría?

-Ha sido muy diferente trabajar con emprendedores y empresas familiares ya consolidadas. Con los primeros mi labor ha sido encontrar oportunidades de negocio que merecen la pena y con los segundos surgen otro tipo de problemas más relacionados con la gobernanza. En la gran empresa uno se beneficia de mayores recursos para trabajar buenos proyectos pero es quizás ahora, en Deusto Business School, donde estoy disfrutando más al integrar el mundo académico con el mundo de los negocios.

-Usted participó del proyecto a la mejor start up del mundo 2010, ¿qué aprendizaje sacó de aquella experiencia?

-Fue una experiencia única. Tuve la suerte de coincidir y conocer a un grandísimo emprendedor y visionario como es su fundador Xabier Uribe-Etxebarria. También pude contribuir en el desarrollo de proyectos de primer nivel desde el punto de vista de la innovación compitiendo con las empresas tecnológicas más importantes. Y pude ver de primera mano cómo funciona una empresa gacela y cómo no es suficiente trabajar al detalle todas las áreas funcionales sino que hay que estar conectado con los puntos de innovación más calientes del mundo como Silicon Valley.

-¿Están los jóvenes de hoy preparados para emprender?

-En mi opinión no lo suficiente. Tuve la oportunidad de estudiar en EE UU y algo que pude apreciar es que la gente allí es muy emprendedora. No es solo un tema de competencias en innovación y emprendimiento sino de actitud. En EE UU no se ve mal fracasar en proyectos de emprendimiento. Sin embargo en España la sociedad no lo acepta bien. Creo que podemos aprender mucho de otras culturas.

-En su blog cita la emergencia sanitaria del ébola en España como ejemplo de innovación de proceso, ¿podría explicarlo?

-Cuando la gente piensa en innovación normalmente está pensando en innovación de producto como un teléfono inteligente, por ejemplo. Sin embargo hay tipos de innovación igual de importantes como la innovación en servicios, proceso, modelo de negocio o innovación social. En el caso del ébola la innovación en procesos es fundamental. En otros sectores se conoce muy bien la innovación de proceso, como en la Fórmula 1 donde los mecánicos reemplazan los neumáticos en segundos. Pero para ellos la variable fundamental es la velocidad y para realizar su trabajo en esos tiempos tan rápidos necesitan ensayar una y mil veces. En el caso del ébola la innovación de proceso de encontrar formas nuevas de hacer las cosas teniendo siempre en cuenta que la variable más importante es la seguridad.

-¿Sillicon Valley es el sueño de un emprendedor o está sobredimensionado?

-No, en absoluto. Ahora estamos en la quinta generación de modelos de innovación. Esta generación se conoce como modelos en red. Eso significa tener una conexión constante entre las funciones internas de la empresa y estar conectado externamente con la sociedad, competidores, proveedores, distribuidores, clientes y usuarios. Para ello es fundamental estar conectado con los puntos de innovación más importantes del mundo como la zona Silicon Valley, la zona de Boston, Israel, Bangalore, Beijing, Londres, Berlín...

-¿Con el contexto económico actual es posible una nueva burbuja tecnológica?

-Analizando la situación desde la perspectiva de la innovación en la actualidad muchas de las empresas del Nasdaq son corporaciones tremendamente consolidadas y generadoras de caja (Apple, Google, Microsoft, Oracle, Intel). El problema surge con las empresas de Internet cuyos modelos no son claros y cuya única lógica es conseguir usuarios hasta el punto de que el modelo de negocio se pueda sustentar por sí mismo, o proyectos que buscan engordar su valoración para posibles ventas. Seguramente asistiremos tarde o temprano a una corrección del mercado y lo más probable es que las primeras empresas que se lleve por delante serán aquellas que hayan construido modelos de negocio débiles basadas en la lógica de tener una idea genial en vez de haber acometido retos, problemas, anomalías u oportunidades que merezcan la pena para clientes y usuarios.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats