Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los alcaldes pierden el poder de decisión sobre los fondos para el desarrollo rural

El nuevo reglamento de los planes "Leader" de la UE da mayoría a las entidades de la sociedad civil en los órganos que otorgan las ayudas

La Unión Europea pone patas arriba el sistema de gestión del programa de desarrollo rural "Leader" y por primera vez en la historia de los fondos prohíbe a los ayuntamientos y administraciones públicas ostentar la mayoría en los grupos de acción local, gestores del dinero y encargados de asignar proyectos. En Asturias, hasta la fecha, hay once planes de desarrollo de este tipo.

El indiscutible poder de los alcaldes en la aprobación de las iniciativas subvencionables será historia en el periodo que se inicia este año -con retraso- y que se prolongará hasta 2020. Las corporaciones en ningún caso ostentarán la mayoría en las votaciones de adjudicación del dinero, ya que la normativa estipula que el 51% de los votos siempre estará de lado de los representantes de las asociaciones y entidades de la sociedad civil que entren en la gestión de estos fondos, llamados a seguir cambiando la cara del medio rural asturiano.

Y en este punto también abundan las novedades. Por primera vez los grupos serán preseleccionados a través de una convocatoria pública, para, a su vez, elaborar una estrategia de actuación que deberá pasar el filtro de la Comisión Europea, del Gobierno de España y el del Principado, las tres administraciones que cofinancian los programas.

Para que los proyectos salgan adelante será crucial la estrategia que deben elaborar los grupos que pasen la criba. El documento tendrá que contar con una clara declaración de objetivos y un exhaustivo análisis de la zona en la que quieran trabajar. La nueva filosofía de reparto de los fondos rurales ha originado revuelo en Asturias. La Federación Asturiana de Empresarios (FADE), la Federación Asturiana de Turismo Rural y Hostelería de Asturias ya han solicitado formar parte de la composición de los nuevos grupos, que se encuentran en pleno proceso de diseño.

Las modificaciones también traerán un nuevo modus operandi a la propia Red Asturiana de Desarrollo Local (Reader), que aglutina a todos los grupos y que hasta la fecha estaba presidida por alcaldes. Actualmente, el alcalde de Somiedo, Belarmino Fernández Fervienza.

Fuentes cercanas al Gobierno regional reconocen que con el nuevo modelo organizativo se conseguirá "limpiar" esa mala imagen que arrastran los grupos, por un "excesivo" peso de la Administración local en su toma de decisiones.

Los candidatos a gestores de estos fondos europeos para el desarrollo rural deberán hilar muy fino. Si en los últimos años el eje "Leader", al que ha de destinarse al menos el 5% de los recursos del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (Feader), ha centrado sus recursos en subvencionar establecimientos turísticos, esa línea ya no es prioritaria y pierde peso a favor de la implantación de la banda ancha o el diseño de paquetes turísticos. "Se abre un reglamento diferente y lo importante es que la estrategia esté bien diseñada, a través del movimiento asociativo", indican las mismas fuentes.

La situación demográfica de las zonas, la cantidad de empresas implantadas en ellas y el empleo que generan serán otras de las claves con las que tendrán que trabajar los grupos para realizar un diagnóstico del área que permita delimitar el tipo de proyecto más adecuados para dinamizar el entorno.

En 1991 la Comisión Europea aprobó el proyecto "Leader" para dar una respuesta conjunta al despoblamiento rural, a través de fondos con los que ofrecer alternativas económicas y crear nuevas zonas de desarrollo en regiones como Asturias.

El proyecto encara este año su cuarta fase en España, aunque el nuevo diseño de los grupos, en la práctica, entrará en vigor en 2015. Para este año se ha prorrogado el presupuesto anterior.

Compartir el artículo

stats