Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asturias, azote de las cláusulas suelo

Nuevas sentencias obligan a los bancos a devolver el interés extra cobrado a los hipotecados Un fallo de la Audiencia desatasca decenas de pleitos

Melchor Riol e Imanol Barquín, demandantes por cláusulas suelo abusivas, con su abogado, Claudio Alabau.

Melchor Riol e Imanol Barquín, demandantes por cláusulas suelo abusivas, con su abogado, Claudio Alabau. SILVEIRA

Cuatro sentencias de la Audiencia Provincial de Asturias han ayudado a desatascar y clarificar los procedimientos judiciales contra cláusulas suelo que están acumuladas en los Juzgados de la región. Así, los tribunales asturianos se están posicionando claramente a favor de que la banca devuelva a los hipotecados los intereses extra ingresados por la aplicación de las cláusulas. Las organizaciones de usuarios estiman que en la región hay unas 90.000 familias cuyos préstamos incluyen restricciones que les impiden beneficiarse del descenso del euribor.

La Audiencia Provincial decidió recientemente anular una petición de Caja Rural de Asturias, que solicitaba que se suspendiera la resolución de uno de estos pleitos hasta el desenlace de la macrodemanda colectiva que, por el mismo motivo, formuló la asociación de usuarios Adicae en Madrid. Con esta sentencia, la Audiencia tumba un argumento utilizado de manera recurrente por la banca para frenar los juicios por las cláusulas suelo "abusivas" de las hipotecas. Por otro lado, la Audiencia también da la razón al Juzgado mercantil número 2 de Oviedo en otras tres sentencias. El pasado mes de julio, este Juzgado declaró la nulidad de las cláusulas suelo impuestas a tres vecinos de Pola de Siero, y condenó a la Caja Rural de Asturias a devolver las cantidades cobradas indebidamente en aplicación a las mismas, con sus correspondientes intereses.

Pero la entidad financiera decidió recurrir esta decisión ante la Audiencia argumentando, además del asunto de la macrodemanda de Adicae, que el tribunal asturiano debería ajustarse a los criterios de irretroactividad dictados por el Tribunal Supremo en sus sentencias sobre este asunto. Pero la Audiencia ratificó la decisión del Juzgado ovetense dando la razón a la tesis de la acusación, ejercida por los letrados de Lexasturias, expertos en este tipo de procedimientos. El tribunal considera que estas cláusulas suelo son nulas y, por lo tanto, todo el dinero cobrado en aplicación de las mismas debe ser devuelto, incluido el pago de los intereses desde el principio del acuerdo.

Los bancos llevan tiempo formulando recursos contra las denuncias individuales que piden la nulidad de las cláusulas suelo, argumentando que deben suspenderse hasta que se resuelva el macroproceso de Madrid, que será el que marque la jurisprudencia. Las entidades, casi todas ellas paralizadas por la denuncia colectiva, alegan que se está juzgando la misma materia por duplicado y que podrían llegar a darse sentencias contradictorias. Los denunciantes, por su parte, consideran que la banca sólo intenta ganar tiempo para desgastar a los consumidores, porque mientras los procedimientos se mantienen congelados, los afectados siguen asumiendo estas cláusulas y, por lo tanto, pagando más intereses de los que deberían pagar.

La demanda colectiva promovida por Adicae contra 101 entidades financieras mantenía paralizados cientos de casos en los tribunales, decenas de ellos en Asturias, a la espera del fallo judicial. Pero los letrados de la región confían en que este paso de la Audiencia ayude a desatascar la situación y animan a los afectados a reclamar por la vía judicial. "Aunque existen otras vías, como, por ejemplo, la reclamación administrativa ante la Consejería de Consumo, consideramos que la reclamación judicial es más rápida, efectiva y, sobre todo, económica", explica el letrado Claudio Alabau.

Desde que en el año 2013 el Supremo declaró nulas las cláusulas suelo del BBVA, Cajas Rurales Reunidas y Nueva Caixa Galicia (NCG), miles de españoles afectados por este instrumento financiero, utilizado de forma masiva por la banca durante los primeros años de crisis para protegerse de las fluctuaciones del euribor, han presentado demandas en los Juzgados para intentar aliviar la presión sobre sus préstamos, y ahora ven ya algo de luz.

Compartir el artículo

stats