24 de febrero de 2015
24.02.2015

Sello de calidad de la pesca artesanal asturiana espera mejorar sus ventas

El proyecto se inicia en las cofradías de Bustio, Llanes y Ribadesella y se prevé que se extienda al resto progresivamente

24.02.2015 | 20:56

La consejera de Agroganadería y Recursos Autóctonos, María Jesús Álvarez, ha presentado hoy en Llanes el nuevo sello de calidad que ampara el pescado de la flota artesanal asturiana y que pretende contribuir a mejorar la comercialización de este producto.

El proyecto, impulsado por la Federación de Cofradías del Principado de Asturias y en el que ha colaborado la Dirección General de Pesca Marítima con una financiación de 88.000 euros, comienza inicialmente en las rulas de Bustio, Llanes y Ribadesella, pero la consejera confía en que se extienda al resto.

"Hemos colaborado en esta iniciativa porque creemos que es un elemento sustantivo para la comercialización y aspiramos a que se implante en todas las cofradías de la comunidad autónoma", ha asegurado en declaraciones a los medios remitidas por su departamento.

La Marca Colectiva Pescado de Rula con Artes Sanos es el signo distintivo que certifica tanto la calidad como el origen de los pescados y mariscos descargados en las rulas asturianas por embarcaciones de pesca artesanal, asociadas a las cofradías adscritas a la marca.

El producto es autorizado y controlado por la Federación de Cofradías de Pescadores del Principado de Asturias como titular del sello.

La consejera ha afirmado que la marca de calidad es "una apuesta a medio plazo por el futuro, que requiere de autoexigencia por parte de los pescadores, algo a lo que está dispuesta la Federación de Cofradías del Principado".

El pescado y el marisco que se acojan a esta marca deben ser descargados vivos, capturados por embarcaciones asociadas a las cofradías, envasados en fresco, etiquetados de forma individual y subastados en las rulas asturianas, además de cumplir el reglamento creado para el sello y por el resto de la legislación vigente en cada momento.

También tienen que haber sido capturados en las zonas de pesca que comprende las aguas interiores y exteriores del Cantábrico noroeste, un límite que sólo se ampliará en el caso de pescado azul y especies altamente migratorias como el bonito.

En cuanto a los barcos, deberán tener su puerto base en Asturias, ser socios de alguna de las cofradías de pescadores adscritas a la marca y estar inscritos en el registro de la misma.

Además, tendrán que reunir unas condiciones higiénicas y sanitarias que garanticen la calidad de los productos que pescan.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook