Una vida de duro trabajo ha dado paso a días más relajados. Herminio Llamazales se niega a irse de la casa en la que crió a sus hijos. Su numerosa familia acude habitualmente a cuidar y a acompañar al centenario en Casielles.