Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Retiran del río Esva redes utilizadas por furtivos para capturar salmones

El club de pesca de Valdés lamenta la falta de limpieza y la escasa vigilancia, "que favorecen estas prácticas"

Personal de guardería de los ríos del Principado retiraron ayer de los pozos Aspa y Piedra Blanca del río Esva dos redes con las que los furtivos pretendían atrapar salmones. La alarma se dio a media mañana. Tres pescadores de Avilés, que pagaron 124 euros por pescar en el coto Piedra Blanca durante la jornada, detectaron una de las redes. Al parecer, se trata de un mecanismo para que los salmones queden atrapados cuanto intentan nadar río arriba.

El hallazgo de este cebo ilegal para los peces generó ayer mucho enfado en la zona. Al lugar se desplazaron pescadores habituales del río Esva, hosteleros de la zona y también el presidente del club de pesca La Socala del Esva, Gil Rico, quien condenó enérgicamente estas prácticas.

Según indicaron los pescadores allí congregados, los aparejos se ataron a ambas orillas del río con el fin de atrapar a los salmones que remontan el río. Se colocó, según las pesquisas de pescadores como el veterano Manuel Vigil, anteayer por la noche o ayer de madrugada. "Los pescadores visitamos el río cada día y el martes por la tarde no sólo no había redes, tampoco había marcas del paso de un todoterreno", dijo. Los pescadores creen que los furtivos pudieron llegar a la zona en un todoterreno para colocar la red. Añaden que lo lógico, según lo que pueden intuir del mecanismo de estas prácticas ilegales, es coger la red (con los peces atrapados) de madrugada. "Pero algo sucedió y no pudieron llevárselas, así que, las redes se quedaron en el río", añade Vigil.

Los agentes de la guardería declinaron ayer comentar el suceso, si bien confirmaron la existencia de las redes (retiradas por personas de la plantilla y un buceador del coto de caza de Valdés). Se da la circunstancia de que las dos redes aparecieron en pozos cercanos al centro de precinto. Es más, al camino por donde creen que accedió el furtivo para colocar una de las redes (en este caso en el coto Piedra Blanca) linda con el centro. Algunos pescadores criticaron ayer la falta de vigilancia.

Los ribereños que dieron uno de los avisos, los avilesinos José Manuel García y Rafael García, mostraron ayer "mucha sorpresa por lo sucedido". El primero, un avezado pescador con experiencia en río salmoneros, aseguró que "nunca" se había encontrado con una red en un pozo de un río asturiano. El pescador Manuel Vigil explicó que anteayer por la noche había 15 salmones en el pozo Piedra Blanca y 10 en el pozo Aspa. Ayer, no echaron ninguno a tierra.

En la zona, la hostelería también criticó estas prácticas. La empresaria del sector Rosario López tildó el incidente de "lamentable". "Todos debemos unirnos para proteger el río, porque es patrimonio de todos", añadió.

La situación "de abandono" del río Esva preocupa sobremanera al presidente del club de pesca La Socala, quien dijo que el furtivismo en el Esva "es una crónica anunciada". A su juicio, la falta de limpieza de la arboleda y la maleza y la falta de vigilancia "favorece estas prácticas".

Compartir el artículo

stats