22 de junio de 2015
22.06.2015

Javier Fernández acusa a Podemos de "degradar" el Parlamento asturiano

El líder socialista cuestiona el "postureo" de la formación morada, cuyo candidato considera que en la Junta corre el riesgo de volverse "gilipollas en dos semanas" | Gaspar Llamazares, de IU, estima que las afirmaciones de Emilio León indican mala educación y añade: "El riesgo no es volverse algo, el riesgo es que ya se sea"

22.06.2015 | 02:27
Javier Fernández con Pedro Sanchez -a la izquierda-, ayer, en Madrid.

El presidente en funciones y candidato a la presidencia del Principado, el socialista Javier Fernández, acusó ayer a Podemos de "postureo" y de "degradar las instituciones". Era la respuesta del secretario general de la PSOE asturiano al comentario del portavoz de Podemos, Emilio León, acerca de que en el parlamento regional corre el riesgo de volverse "gilipollas en dos semanas". También el portavoz de IU, Gaspar Llamazares, terció: "el riesgo no es de volverse algo, el riesgo es que ya se sea". Además, Javier Fernández calificó de "absolutamente legítimo" que el portavoz del partido morado presente su candidatura al pleno de elección del Presidente. El líder de la Federación Socialista Asturiana (FSA) presentó ayer en Madrid al secretario general socialista Pedro Sánchez en el acto que lo proclamó candidato a La Moncloa. En este acto, Fernández reivindicó "el ADN y la centenaria historia de izquierdas del PSOE" frente "a los nuevos partidos de laboratorio". Fue un discurso potente y muy ideológico que, en muchos momentos, enardeció a los cerca de 2.000 militantes y simpatizantes socialistas que llenaban el Teatro Circo Price de la capital.

Antes de comenzar el acto, Javier Fernández eludió entrar a valorar las palabras de León. El líder de Podemos en Asturias aseguró que le había dicho a las limpiadoras de la Junta que les dieran "una hostia" si se volvían "gilipollas", "porque allí es muy difícil volverse gilipollas en dos semanas". Al respecto, Javier Fernández indicó ayer: "Yo no voy a manifestarme sobre ese tipo de declaraciones, pero creo que lo que están haciendo hasta ahora es gesticulación, postureo y, en alguna medida, degradando la propia institución".

Los podemistas han planteado hasta ahora que las negociaciones entre los distintos partidos de la Junta sean abiertas a los medios y estiman que pueden ahorrar 2,4 millones de euros recortando los salarios de los diputados, el personal auxiliar de cada grupo y las asignaciones a los seis partidos con representación en el parlamento asturiano. Un ahorro que permitiría, según el cálculo que ayer hicieron, "costear cada año 793.357 comidas escolares, 132 plazas del ERA o la rehabilitación de 238 viviendas".

Fernández catalogó de "absolutamente legítimo" que el portavoz de Podemos, Emilio León, haya decidido presentar su candidatura para presidir el gobierno asturiano. "Si quiere presentarse, que lo haga", zanjó. Posteriormente, en declaraciones a LA NUEVA ESPAÑA, se reafirmó en la "legitimidad" de que "cada uno haga lo que considere oportuno. Cada uno está legitimado a presentarse, yo eso no lo voy a descalificar" y "ya se verá en el parlamento qué pasa", añadió, aunque exigió respeto. "Yo lo único que pido es que nos respetemos todos", concluyó.

Durante su presentación de Pedro Sánchez, el líder socialista asturiano reivindicó el papel del PSOE en la izquierda española frente a Podemos. "Nosotros no somos un partido nuevo, de laboratorio, que sólo busca capitalizar el cabreo y que dice que no hay izquierdas ni derechas. Somos un partidario centenario de izquierdas. Porque frente a quienes dicen que no hay izquierdas ni derechas, que son los de abajo y los de arriba, el pueblo y la casta, nosotros decimos alto y claro que somos de izquierdas. Porque claro que hay izquierdas y derechas. Si no las hubiera, ¿cómo distinguimos entonces cuando el mercado está al servicio de la gente de cuando la gente está al servicio del mercado?", planteó Fernández, que reivindicó el ADN socialista y se mostró convencido de que el PSOE ganará las elecciones generales si son capaces "de contar, de narrar y de imponer" su historia frente a los que decretan "la muerte de las ideologías y el fin de la historia".

Para finalizar y antes de fundirse en un abrazo con Pedro Sánchez ante una inmensa bandera de España proyectada en una gran pantalla, en una escenografía novedosa para el PSOE y muy a la americana, Fernández ofreció a Sánchez "el coraje y la energía" de los militantes socialistas y "sus manos" para "llegar a todos los pueblos" y para "escuchar a toda la gente". Al término del acto, Fernández no aclaró si espera contar para la investidura con el apoyo de IU, fuerza a la que también Podemos ha requerido su voto. "No hemos hablado de eso todavía. Hay que negociar, hablar, en su caso pactar... Ya veremos qué ocurre", dijo.

Llamazares, por su parte, se mostró crítico con las valoraciones de Podemos sobre las posibilidades de volverse "gilipollas" en la Junta. "El riesgo nunca es de volverse algo, el riesgo es que ya se sea", sentenció. A juicio de Llamazares "lo de ladrones y gilipollas es una muestra de prejuicios y mala educación. La descalificación sin más deteriora a la institución ante la ciudadanía sin dar ninguna oportunidad a la regeneración. Nos vemos en la obligación de defender la Junta General frente a la descalificación y el insulto gratuito".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook