Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los padres piden que los colegios abran en las tres nuevas semanas de vacaciones

La Iglesia acepta la reforma del calendario escolar si se respetan el Jueves y Viernes Santo

Los padres piden que los colegios abran en las tres nuevas semanas de vacaciones

La Iglesia asturiana ve con buenos ojos el cambio de calendario escolar para el curso 2016-17, que reduce la Semana Santa a los cuatro días de rigor, de Jueves a Domingo. Las familias de los alumnos, sin embargo, piden garantías de conciliación ante el futuro panorama que se les presenta a los padres, con semanas de vacaciones escolares en mitad del curso, en días laborales.

"Desde un punto de vista pedagógico estamos abiertos a los mejores métodos para los alumnos. En ese sentido la Iglesia no va a poner el menor obstáculo", asegura la delegada de Enseñanza y Catequesis del Arzobispado de Oviedo, Pilar Hernández.

La línea roja son esos cuatro días de festividad cristiana que, por otra parte, el borrador del calendario que manejan los sindicatos no toca. El próximo lunes, día 5, habrá reunión de la Junta de Personal Docente para tratar de consensuar ese borrador que marca tres semanas no lectivas durante el curso, en noviembre, febrero y mayo, además de las vacaciones de Navidad y de esos cuatro días de Semana Santa. El borrador contempla una semana vacacional por cada periodo de siete semanas lectivas.

Cambio radical

Es el llamado modelo europeo, que en general parece gustar a la comunidad educativa, siempre y cuando vaya unido a otras medidas que garanticen la conciliación familiar. Elena González, presidenta de la Federación de Asociaciones de Padres y Madres "Miguel Virgós" advierte de que "estamos ante un cambio radical" que requiere muchas negociaciones "y aunque estamos a principios de curso no hay ya tiempo que perder".

Las familias exigen que los centros educativos estén abiertos durante esas semanas de vacación escolar en medio del curso. La apertura va mucho más allá de puertas abiertas, sino que los colegios e institutos tienen que programar actividades escolares y extraescolares.

Bueno es recordar que en esas semanas no lectivas las vacaciones son para los alumnos, no para los profesores, aunque los docentes deberán ser compensados por los días de Semana Santa que van a dejar de disfrutar en relación con el calendario actualmente en vigencia.

"Hay muchas familias que se preguntan qué van a hacer con sus hijos en esos días en que los pequeños no tendrán clase pero los padres sí tendrán que ir a trabajar", expone Elena González, para quien el proyecto sin medidas complementarias "no es aceptable".

La delegada episcopal de catequesis y enseñanza, Pilar Hernández asegura que "la propuesta de nuevo calendario nos parece muy adecuada, siempre que se salven las cuatro festividades del calendario cristiano. En los demás días de esa semana, de lunes a miércoles, los niños no tienen clase pero son jornadas laborales" para sus padres. Lo mismo se podría decir de las jornadas navideñas entre Nochebuena y Nochevieja. Vacaciones escolares, pero no laborales.

Las vacaciones de Semana Santa durante el presente curso escolar irán desde el 34 de marzo, Jueves Santo, al 3 de abril, domingo, ambos inclusive. En los últimos años las vacaciones van por detrás de los días de la festividad cristiana. Hubo años en que los escolares disfrutaban de vacaciones por delante, es decir, desde el viernes anterior a la Semana Santa.

Se trata de compensar lo más posible el segundo y el tercer trimestre. La idea de trimestres como periodos y fronteras que organizan el curso escolar acabará diluyéndose con la nueva organización del calendario. "Cambiarlo no garantiza el éxito de la educación pero si puede contribuir a favorecer el desarrollo de los alumnos, bienvenido sea el cambio", dice Pilar Hernández, zanjando cualquier sospecha de polémica respecto al borrador.

Esa nueva organización tiene condición inexcusable: el curso debe contar como mínimo con 175 horas lectivas. Lo marca la ley. Asturias lo sigue desde hace años a rajatabla aunque hay comunidades que tanto en Primaria como en Secundaria programan cursos con algún día más, nunca por encima de 180 jornadas.

Elena González pide que cualquier propuesta de cambio "sea trabajada en el Consejo Escolar del Principado. Por el momento no están puestas las bases para cambiar nada". Desde la "Miguel Virgós" no se quiere repetir la historia de las jornadas partidas y continuadas, decididas pero sin alternativas horarias para las familias.

Compartir el artículo

stats