La Consejería de Servicios y Derechos Sociales ha abierto un proceso de habilitación excepcional dirigido al personal de más de 55 años que trabaja en la región como cuidador, gerocultor o auxiliar de ayuda y que, antes de que concluya 2017, debe contar con una titulación o una acreditación para ejercer su labor en los centros de atención a la dependencia. La medida persigue garantizar que este colectivo pueda seguir desarrollando su trabajo sin problemas.

Los interesados deben acreditar una experiencia de al menos tres años, con un mínimo de dos mil horas trabajadas en el sector en la última década.

La convocatoria en la que se recogen todos los requisitos se publicó en el BOPA el pasado 31 de mayo. La tramitación puede llevarse a cabo personalmente o a través de la web del Principado de Asturias hasta el 31 de octubre. En la sede electrónica regional está colgado también un documento de dudas frecuentes.