Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cambios en la política de jubilación de los facultativos

"A los 65 años estás muy bien para seguir", afirman los médicos asturianos

"Jubilar por sistema supone un tremendo despilfarro de talento", subrayan el SIMPA y el Colegio de Médicos "Se ha perdido gente muy válida"

"A los 65 años estás muy bien para seguir", afirman los médicos asturianos

"A los 65 años estás muy bien para seguir", afirman los médicos asturianos LNE

"Me encuentro muy bien física y mentalmente para seguir ejerciendo. En absoluto tenía ganas de jubilarme con 65 años. Agradezco que se me permita seguir". Así se pronunció ayer Agustín Fraile, médico del consultorio periférico de Cancienes, dependiente del centro de salud de Las Vegas (Corvera). Él es uno de los facultativos de atención primaria cuya solicitud de posponer la jubilación ha sido atendida por el Servicio de Salud del Principado (Sespa).

Tal y como ayer publicó LA NUEVA ESPAÑA, la Administración regional se ha visto obligada a flexibilizar la aplicación de la norma que establece que los trabajadores sanitarios se retiren obligatoriamente al cumplir 65 años. La escasez de profesionales en algunas especialidades (en particular, médicos de familia y pediatras) ha llevado al Sespa a facilitar la concesión de prórrogas en el servicio, justo al contrario de lo que venía sucediendo desde que en 2009 empezó a aplicarse la mencionada norma. "Jubilar por sistema supone un despilfarro de talento tremendo", coincidieron en subrayar ayer el Sindicato Médico (SIMPA) y el Colegio de Médicos de Asturias.

La opinión de Agustín Fraile es compartida por Juan Yussef, pediatra del centro de salud de Ciudad Naranco (Oviedo). El doctor Yussef cumple 65 años en octubre, pero pidió un año de prórroga, y se la han otorgado, porque le faltan once meses para cumplir el periodo de cotización que le dé derecho a percibir la pensión máxima. "Si llegas a los 65 en plenitud de condiciones veo bien que puedas seguir", explica. Y agrega: "Sería mejor tomar en consideración la voluntad del médico". Sin embargo, Juan Yussef tiene previsto poner fin a su vida laboral una vez que haya cumplido los requisitos de cotización. "Creo que no seguiré. Quiero llegar a lo que me exige la ley y nada más", señala. Para recibir la prolongación tuvo que someterse "a un examen en Previsión Sanitaria y presentar un dictamen médico".

Entre los beneficiados por la nueva política del Sespa de conceder la prórroga con mayor facilidad no sólo figuran médicos de las alas de Asturias, sino también del centro de la región. La escasez de médicos no se circunscribe a medicina de familia y pediatría, sino que se extiende a otras especialidades, singularmente radiodiagnóstico y anestesia.

Ignacio Vázquez de Prada era el coordinador del centro de salud de Contrueces (Gijón) cuando el año pasado fue jubilado contra su voluntad. "Estoy muy satisfecho de haber trabajado en el Sespa, pero creo que la normativa de la jubilación es mejorable", declaró ayer. A su juicio, con la aplicación rigurosa del retiro a los 65 años "se ha perdido gente muy válida, se ha perdido experiencia y se ha debilitado la transmisión del saber médico a las nuevas generaciones". El doctor Vázquez de Prada continúa en activo trabajando principalmente para compañías de seguros. "La medicina es una parte importante de mi vida y me siento magníficamente bien", aseveró.

Desde el Colegio de Médicos de Asturias, su presidente, Alejandro Braña, subrayó que "en términos generales, para una profesión como la medicina, la jubilación a los 65 años supone un despilfarro de valores importantísimos". "Hablamos de médicos que cumplen una tarea en perfectas condiciones, que atesoran un bagaje de experiencia tremendo y que son un activo que no debería desperdiciarse", precisó el doctor Braña, quien instó a la Consejería de Sanidad a poner fin a la "precariedad" en la que trabaja una porción relevante del colectivo médico regional.

Javier Alberdi, presidente del Sindicato Médico de Asturias (SIMPA), criticó que en los últimos años "sólo se haya dado la prórroga a muy pocas personas y, en general, por criterios de afinidad política". El doctor Alberdi indicó que, ante la escasez, "en algún sitio tendremos que buscar médicos, y si no aparecen habrá que prorrogar con carácter voluntario a los que tenemos". En su opinión, la mejor prueba de que no debería ser obligatorio jubilarse a los 65 años es que "muchos siguen trabajando en centros privados y con un éxito notable".

Compartir el artículo

stats