Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los concejos damnificados desconfían de la salida del Principado para los planes de empleo

Avilés ve "un avance" que aún plantea dudas por el tipo de contrato y Mieres y Oviedo coinciden en calificar la propuesta de "insuficiente"

Los ayuntamientos damnificados por las denuncias de los beneficiarios de los planes locales de empleo analizan con cautela y muchas la salida que dice haber encontrado el Principado para tratar de dotar de "seguridad jurídica" al programa de subvenciones. La solución, pactada por el gobierno regional con los sindicatos, la federación de concejos y la patronal, prevé cambiar el espíritu de la línea de ayudas para que sea una estrategia de orientación laboral más que un plan de contratación y hacer que además de trabajar para los ayuntamientos los participantes reciban formación y acompañamiento para su ingreso en el mercado laboral.

De los tres municipios que decidieron renunciar al programa por la cuantía de las indemnizaciones, sólo el gobierno socialista de Avilés lo considera "una buena idea" que sin embargo debe analizar en profundidad. Mieres, gobernado por IU, cree la medida "insuficiente" y Langreo, donde también manda la coalición, espera a tener la documentación para emitir un juicio. Oviedo, afectado también por las denuncias, se apunta asimismo al "insuficiente".

"Tenemos que analizar la letra pequeña y ver cómo puede encajar aquí, pero la idea es buena", aseguró ayer Manuel Campa, concejal de Empleo del Ayuntamiento de Avilés. "Es un avance, pero nosotros tenemos el problema añadido de la cláusula de reinserción en el caso de despidos improcedentes. La propuesta que ahora lanzan incluye contratación y es lo que puede lastrarnos", añadió.

El edil valoró el trabajo del Principado y confió en que la solución sea la definitiva. "Hace falta que así sea. Nosotros estaríamos encantados de acudir a todas las convocatorias de empleo, sobre todo porque hay un grupo de población al que no podemos atender de otra manera, como es el de los mayores con baja formación. Ahí es donde no nos encaja", explicó el edil, "un contrato por obra y servicio" como el que se mantiene en la solución propuesta el lunes.

El gobierno de Mieres, al que el último plan le salió por medio millón de euros en indemnizaciones, considera "insuficientes" las medidas propuestas para blindar los planes de empleo contra las denuncias. "Igual que el Principado solicita a los ayuntamientos la redacción de un proyecto que concrete el inicio y fin de la obra o servicio que realizarán los beneficiarios, debería poner a nuestra disposición sus servicios jurídicos para que digan si el programa es viable o no", señala el alcalde en funciones, Manuel Ángel Álvarez. "Estamos abiertos a la negociación, pero lo que se ha puesto hasta ahora sobre la mesa no nos da la tranquilidad suficiente", remata.

En Langreo, donde el coste del último plan se estima en 400.000 euros, el alcalde, Jesús Sánchez, prefiere esperar a profundizar en la medida para valorarla y Oviedo persevera en que la salida ha de ser la que el Ayuntamiento de la capital ha adoptado en su plan de empleo "Oviedo Trabaja". El concejal de Personal, Iván Álvarez (IU) considera la alternativa "un inicio, pero claramente insuficiente" y pide "una gran transformación de los planes hacia el modelo de 'Oviedo Trabaja'". Mientras, la vicealcaldesa Ana Taboada (Somos) anuncia un encuentro de los concejos del área central para analizar el futuro del programa.

El Principado, que comprometerá diez millones de euros para que los ayuntamientos contraten a 700 parados entre este año y el próximo, resalta, por boca de la directora del Servicio Público de Empleo, Luisa Pérez, la novedad de la preferencia que tendrán para optar a las subvenciones los desempleados mayores de 52 años.

Compartir el artículo

stats