Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Maestros y discípulos

Köhler: "El declive y debilitamiento sindical se extiende a todos los países desarrollados"

Calleja: "Los jóvenes investigadores se exponen a trabas, controles y acreditaciones cada vez más estúpidos y humillantes"

Köhler: "El declive y debilitamiento sindical se extiende a todos los países desarrollados"

Para el profesor Holm-Detlev Köhler el debate sobre la necesidad de revitalización de las organizaciones sindicales permanece abierto desde hace dos décadas. "En Reino Unido fue donde sufrieron el impacto más fuerte", subraya. Y la políticas globalizadoras han ahondado en esa crisis. "Atraviesan un declive y una situación de debilitamiento en todos los países desarrollados", continúa Holm-Detlev Köhler, profesor del área de Sociología en la Universidad de Oviedo desde 1998. Como miembro del grupo Promebi (Promoviendo el Empleo y el Bienestar en Europa), las transformaciones producidas en el ámbito laboral en los últimos años están en el foco de su labor investigadora.

A los primeros docentes que formaron el grupo se unió en 2008 José Pablo Calleja, quien tras una etapa trabajando como profesional en el ámbito del Trabajo Social decidió volver a la carrera académica. Es también profesor en la UNED y el centro de sus investigaciones -como su maestro y director de tesis, Holm-Detlev Köhler- son las organizaciones sindicales. ¿Su propuesta? "Deben transformarse con una visión estratégica. Eso supone acometer profundos cambios que a algunos les cuesta desarrollar por las tendencias conservadoras que imperan pero también por la coexistencia de deferentes realidades", apunta el joven quien trata de introducir ahora la perspectiva del Trabajo Social en el área de la Sociología.

Con la desaparición de la antigua Escuela Universitaria de Trabajo Social algunos de sus profesores han ido incorporándose al sistema de investigación académico. "Ya tenemos dos profesores del área que son doctores y eso significa que se puede pedir financiación", indica Calleja, interesado también en cuestiones sobre protección de menores y jóvenes tutelados. El joven es, además, responsable del curso sobre "Presente y futuro de las organizaciones sindicales" que se desarrollará del 12 al 16 de diciembre próximos en el centro asociado de la UNED en Asturias y en su versión online. Según Calleja, el "desarme ideológico" que ha calado en la sociedad obliga a construir una imagen más positiva de los sindicatos. "Es de lo más urgente porque les está lastrando", opina.

El análisis que realiza su maestro y profesor del mismo área, Holm-Detlev Köhler, se orienta en idéntica dirección. Con un matiz. La tendencia de la sociedad hacia el individualismo y la pérdida de legitimidad de las fuerzas sindicales como consecuencia de su excesiva vinculación a la vía institucional obliga a repensar su funcionamiento. "Están sufriendo la crisis general de las instituciones políticas y todo el sistema administrativo clientelista y corrupto. Si en algún momento participas de él, te mancha", apunta. Y la participación de estas organizaciones en las mesas de concertación social "funcionó durante un tiempo, cuando los gobiernos podían ofrecerles algo; servía como instrumento legitimador y de paz social", continúa el docente. Pero en tiempos de privatizaciones, "se ha perdido ese atractivo".

El más joven agrega: "Confiaron mucho en el poder institucional en un momento en que les interesaba la paz social pero eso les ha desarmado de otras fuentes de poder independiente. Se sienten muy debilitados y no tienen capacidad de influenciar ni de obtener mejoras para los trabajadores", concluye. A su juicio, "da mucha pena que esa función social tan importante que tienen se encuentre en una situación de desprestigio".

Kölher y Calleja llevan esa crisis de las organizaciones sindicales al ámbito universitario donde existe cada vez más precariedad entre los investigadores de menos edad. El más joven de los dos se queja de que los investigadores en su misma situación se exponen a "trabas, controles y acreditaciones cada vez más estúpidos y humillantes" que llevan a algunos a replantarse la carrera académica porque se hace poco atractiva. "A un estudiante que acaba la carrera no puedo recomendarle seguir la vía académica; es humillante", coincide el maestro, quien reprocha que únicamente se reconozcan las publicaciones en lugar de la calidad de la investigación. "Hay una industria alrededor de todo esto para que se hagan publicaciones en inglés; te preparan los artículos según los estándares de esas publicaciones y eso resulta contraproducente", añade Holm-Detlev Köhler. Por eso, Pablo reconoce que su situación personal es excepcional, por el hecho de haber podido acceder a una plaza de profesor y mantenerse activo en investigación de la mano del grupo Promebi.

De cualquier manera, su maestro le resulta "preocupante" la situación de los jóvenes investigadores que en algunos casos llegan a recurrir a permisos de paternidad para finalizar la tesis, sobreviviendo a base de sus propios ahorros porque "la Universidad no tiene voluntad de ayudarles". Para Holm-DetlevKöhler optar hoy por la carrera investigadora "significa recibir palos por todos lados".

Pese a lo desfavorable del contexto general, su grupo mantiene activos dos proyectos europeos. "De los nacionales hay poquísimos fondos y del plan regional de investigación prácticamente no queda nada", indica, "en Ciencias Sociales optamos a convocatorias muy competitivas donde muy pocos logran fondos; por eso, ahora, todo el mundo va a Europa".

En su crítica a los recortes en investigación también incluyen que se haya dejado de financiar la encuesta sobre calidad de la vida en el entorno laboral, que dejó a los investigadores "sin una herramienta fundamental; pasó también con otras encuestas". En su trabajo sobre las organizaciones sindicales recuerdan que Asturias es la región con mayor densidad afiliativa, en torno al triple de otras comunidades autónomas. "Tuvieron mucho peso en la concertación social. Eso se nota en las políticas sociales aunque los fondos mineros llevan su huella como ejemplo de gestión poco eficiente", coinciden maestro y discípulo.

Compartir el artículo

stats