Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

MANUEL MATALLANAS BERMEJO | Exdirector provincial del Insalud y exgerente del Hospital Central de Asturias (HUCA) | Memorias y 2

"Estoy feliz con el traslado del HUCA como cierre de mi carrera"

"Es imprescindible reorientar la demanda en sanidad; no puede ser que uno vaya al médico por todo y en cualquier momento"

Manuel Matallanas, en Oviedo.

Manuel Matallanas, en Oviedo. MIKI LÓPEZ

Manuel Matallanas Bermejo (Madrid, 1951) relataba en la entrega de ayer sus orígenes familiares, su paso por la Universidad, su venida a Asturias, su formación en el Hospital General, sus años de gestor sanitario y su retorno al ejercicio de la medicina como especialista en oncología radioterápica. En estas líneas se centra en su papel en el traslado del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) a La Cadellada y en la etapa que ahora acomete, ya jubilado.

Traspaso de la sanidad al Principado. "Llegan las transferencias y se hace el nuevo HUCA. Fue muy positivo que en el diseño participaran más de 400 profesionales del hospital. Luego hubo una época de mucho desconcierto y de mucho oscurantismo. Con Rafael Sariego como consejero de Sanidad se hicieron cosas que no conseguí entender. Aquellos grupos de trabajo se eliminaron. Creamos la Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública, para oponernos a los recortes de 2012 del Partido Popular".

El conflicto sanitario de 2012 y la oficina del traslado. "Llegó la huelga sanitaria de finales de 2012. Duró mucho. Antes de acabar la huelga ya hablaron conmigo para que me hiciera cargo de la Oficina del Cambio, responsable del traslado del HUCA a La Cadellada. Me lo pensé muchísimo por varias razones. En el entorno de Navidad dije que sí, me arrepentí varias veces, pero al final me incorporé en enero de 2013. Estaba de acuerdo en que había que introducir un cambio organizativo en el Hospital, pero advertí de que, tras la huelga, las relaciones con los profesionales no eran buenas. Me encontré con que había mucha información valiosa, que había sido recopilada en la etapa de Juan Ortiz. Además, habían cambiado las demandas de muchos profesionales del Hospital, que con el paso de los años pedían cosas distintas que años antes. Eso obligó a hacer cambios. Y volvimos a recuperar la participación de los profesionales. Fue una etapa dura, de muchísima presión".

Millennium y otras dificultades. "En paralelo, se completaba todo el trabajo sobre la línea informática. Se trataba de llegar al momento de la apertura de la nueva sede con el menor número de problemas posible. Sabíamos que serían muchos, porque necesariamente el encaje de la historia clínica real en el funcionamiento del programa Millennium iba a exigir trabajo. Quizá hubiéramos necesitado más tiempo, pero salió razonablemente bien. El traslado de enfermos salió impecable. Yo todavía en algunos aspectos hubiera pedido un poquito más de tiempo sin actividad o con la actividad reducida, en consultas fundamentalmente, porque fue donde más problemas se plantearon".

Por fin en La Cadellada. "Estoy feliz del traslado como cierre de mi carrera. Luego, este último tramo de gerente fue el culmen. Hay gente que te hace mucho la pelota, que te dice: 'Si no lo haces tú, no lo hace nadie'. Es mentira. Lo hace cualquiera, y ya soy muy mayor como para que me engañen con esas cosas. Pero para mí fue una gran satisfacción".

La gerencia del HUCA. "Estamos en el verano de 2014. Mi pacto con el consejero de Sanidad, Faustino Blanco, era hacer el traslado y volver al ejercicio de la medicina para disfrutar de los nuevos equipos hasta jubilarme. Pero es cierto que el Hospital se trasladó, tuvimos problemas y el ambiente dentro del Hospital era tenso. El proceso fue duro, y eso unido a una presión mediática inaguantable, creo que excesiva, generó un clima difícil. Me presionaron para que aceptara la gerencia del HUCA y del área sanitaria de Oviedo. Me convencieron de cogerla hasta el final de la legislatura, que era en mayo de 2015".

Una prolongación. "Cuando llegó mediados de 2015 me tomé vacaciones, volví en julio y me dije: 'Vamos a ver, Manolo. Si vuelves ahora te queda hasta mayo de 2016'. Llamé al nuevo Consejero, hablamos, puse mi cargo a su disposición y me dijo que yo seguía hasta donde quisiera. ¿Qué podía hacer? Tenía que familiarizarme con el sistema informático, con el que no había trabajado clínicamente. Eso significaba que necesitaría hasta primeros de año para encontrarme suelto. Y me jubilaba en mayo de 2016".

Jubilado. "Decidí quedarme como gerente del HUCA hasta que me jubilaron. La experiencia fue positiva, creo que corta, pero ya lo sabíamos todos, ellos y yo. Yo no pedí seguir y tampoco me pidieron que siguiera. Pero un directivo a plazo fijo es casi siempre un directivo amortizado. Y a la hora de organizar cosas y generar equipos tiene sus problemas".

La posjubilación... "Tengo la suerte de disfrutar de una salud razonable. No me quejo. Pero estás rodeado de amigos, familia, etcétera, con problemas de salud, y eso me ha ocupado un poquito más de la cuenta en los últimos meses. Echo de menos la tensión y la actividad. Bajé muchos escalones de un golpe, no fue una transición suave".

... Y las aficiones. "Ahora me gustaría hacer cosas que me atraen y que no he podido hacer. Por ejemplo, escribir me gusta mucho, lo cual no quiere decir que lo haga muy bien, por supuesto. Pero me gusta para la intimidad. Además, soy un paseador de cañas, me gusta mucho pescar. El problema es que casi nunca he tenido tiempo. Me gusta caminar, estar al aire libre, una huertuca en San Juan de la Arena que nos abastece de algunas cosas... Este verano pasé mucho más tiempo allí. Ahora en febrero hay que empezar a preparar la tierra. Me gusta vivir en Asturias, y en verano procuro no moverme de aquí. A Madrid iba mucho mientras vivieron mis padres. Mi hermano murió, y tengo un sobrino. Cuando murió mi padre, relativamente joven, a los 73 años, traje a mi madre para acá y vivió conmigo los últimos diez años. Conservo en Madrid algunos amigos".

Una sanidad en riesgo. "Ahora estoy escribiendo sobre la demanda de la sanidad. Es imprescindible reorientarla. No puede ser que uno vaya al médico por todo y en cualquier momento. El ciudadano tiene que empoderarse, no hacerse dependiente del sistema sanitario o del médico. Tiene que acudir al recurso sanitario que necesita; no ir por sistema al hospital. Esa actitud no es útil y sólo sirve para quitar recursos a otro que los necesita más. Y, luego, las indicaciones de los médicos son muy variables en función del facultativo que las hace. Tenemos que protocolizar. Es fundamental el modo en que se ataca el control de la demanda. Las horas extraordinarias de la sanidad, las peonadas, son un sobresueldo, y es natural que el médico quiera no perder nunca esa bolsa. No digo que haya mala intención, sino que el estímulo tiene que venir de un pacto de reducir el número de pacientes en espera".

Una familia asturiana. "Siempre me dicen que la clave de que me quedara en Asturias es que aquí me encontré una mujer. Y es verdad. Encontré una mujer que había enviudado y tenía una hija de nueve años. Para mí es mi hija mayor. Esto me sirvió para quedarme aquí. Si no hubiera tenido opción de trabajar aquí, habría acabado yéndome a otro sitio, pero la tuve y me quedé. Y me quedé después en varias ocasiones que tuve ofertas para trabajar en Madrid. Siempre puse como límite Pajares. Entendí que mi familia me necesitaba aquí. Mi hija pequeña es, como ella dice, una segunda hija única. Tengo dos hijas únicas que se llevan 17 años y que se quieren mucho. Luego la familia de mi mujer, los amigos...".

Un balance. "He sufrido, lo he pasado mal, pero el balance es extraordinariamente positivo. No puedo quejarme. Si yo me quejo, madre mía... He disfrutado de dos profesiones, en las dos he dado lo que he podido y creo que en general la evaluación externa de las dos profesiones no es mala. Tengo la sensación de ser una persona apreciada. La familia es importante y ahora tengo que resituar un poco mi cabeza. Y luego, ya digo, escribir sobre lo que he trabajado y algunas cosas de ficción para mí. Y alguna batalla habrá que librar por ahí".

Compartir el artículo

stats