Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Arzobispado elude polémicas y no pone inconvenientes al homenaje a Maldonado

La Iglesia cree que la placa que el Ateneo Republicano quería instalar hoy en La Espina requiere un escenario civil

La Iglesia asturiana no pone ningún inconveniente al homenaje al que fuera presidente de la II República en el exilio, el asturiano José Maldonado (fallecido en Oviedo en febrero de 1985), pero entiende que la placa que el Ateneo Republicano de Asturias quería colocar hoy en el cementerio de La Espina, en Salas, tiene carácter político y su lugar idóneo debe ser civil.

El Arzobispado de Oviedo no tiene postura oficial sobre la polémica, pero fuentes oficiosas cercanas a la entidad fijan criterios: para Maldonado, que está enterrado en el citado camposanto de La Espina, todos los respetos.

El cementerio estará abierto hoy a cuantos deseen participar en el acto conmemorativo, pero en tiempos donde abundan las reivindicaciones para la retirada de placas de carácter político, se alega desde ámbitos eclesiásticos, la Iglesia no está de acuerdo con que esa placa conmemorativa sea instalada en uno de los muros del cementerio parroquial, del que es titular.

Izquierda Unida y las Juventudes Socialistas pidieron días atrás al Arzobispado que reconsiderara su negativa. No fue así, por lo que los miembros del Ateneo Republicano, organizadores del homenaje de hoy, a la una de la tarde, llevarán la placa y la presentarán oficialmente, aunque después no les quedará más remedio que llevársela en busca de nuevo destino.

Compartir el artículo

stats