23 de marzo de 2017
23.03.2017

La obra de contención de un talud corta un carril de la Autovía Minera en Siero

La vía ha sufrido 24 argayos de entidad desde que abrió en 2003 y los técnicos lo achacan a defectos constructivos

23.03.2017 | 01:35
La obra de contención de un talud corta un carril de la Autovía Minera en Siero

Más obras para garantizar la seguridad circulatoria en la Autovía Minera (AS-I). La empresa adjudicataria ha comenzado, con un plazo de ejecución de cuatro meses, los trabajos para restituir un talud de desmonte ubicado cerca del túnel de La Calabaza y de la salida de Muñó, proyecto que cuenta con una inversión de 132.000 euros. Según los técnicos de la Administración regional que analizaron este enclave, la ladera suponía una situación de "grave peligro" en la vía, sin que hasta la fecha se hubiesen ejecutado más tareas que las "imprescindibles" para lograr que el tráfico transite con las debidas condiciones de seguridad.

En concreto, los trabajos, que obligan a cortar un carril, han sido adjudicados a la empresa Posada Organización S. A y consisten en la construcción de un muro de escollera de 36 metros de longitud y ocho metros de alto, acompañado de una membrana flexible que servirá para la estabilización definitiva del talud inferior de la ladera.

Durante la pasada primavera ya se llevaron a cabo, con carácter de urgencia, varias obras, ya que, según reconocieron entonces los técnicos, el talud impedía un cierto nivel de seguridad vial en el tramo afectado.

Los problemas de desprendimientos han sido constantes desde que se inauguró la Autovía Minera en 2003. Los expertos lo achacan a que los taludes son demasiado verticales. La AS-I ha sufrido 24 argayos de cierta entidad y la mayor parte de ellos se han concentrado en el alto de La Madera, entre Gijón y Siero, y en una ladera de la rotonda de Frieres, cerca de Riaño (Langreo).

A la hora de encontrar las razones que explican la alta concentración de argayos a lo largo del trayecto de la Autovía Minera, los expertos citan la conjunción de varios factores. La vía atraviesa zonas con unas rocas y suelos que son poco cohesivos y, por tanto, muy propensos a desestabilizarse, en zonas en las que se registran lluvias que rondan los 900 milímetros anuales y en terrenos en los que se han excavado taludes con fuertes pendientes. Se trata de la "mezcla perfecta" para desencadenar fenómenos de inestabilidad: precipitaciones que caen sobre un terreno complicado en el que se han abierto unos taludes cuando menos mejorables.

María José Domínguez, doctora en Geología por la Universidad de Oviedo, especialista en el estudio de argayos y responsable de una base de datos sobre deslizamientos del terreno en la región, sostiene que en la construcción de autovías siempre es preferible "evitar los terrenos inestables". Sin embargo, en el caso de que no sea posible pasar por otro sitio, incide en que la mejor forma de evitar desprendimientos es construir los taludes con una pendiente y geometría general "correctamente adaptadas para garantizar que la ladera no se mueva".

El incidente más grave se registró en 2008, cuando un desprendimiento en el túnel de La Zoreda, entre Mieres y Langreo, mantuvo parcialmente inutilizado un tubo durante un año.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook