25 de marzo de 2017
25.03.2017

La primera reprobación de la legislatura "deteriora" la relación del Gobierno con IU

Guillermo Martínez advierte que el vínculo "no volverá a ser igual" y Alejandro Suárez replica que el PSOE "gobierna Asturias como si fuera una gestora"

25.03.2017 | 00:48

La relación entre el Gobierno socialista y su único apoyo en la investidura de Javier Fernández, Izquierda Unida, sufre "un deterioro evidente", según reconoció ayer el consejero y portavoz del Ejecutivo, Guillermo Martínez. El motivo, al apoyo de la coalición a la reprobación de la consejera de Desarrollo Rural, María Jesús Álvarez, promovida por el PP por no haber dado solución al colectivo de veterinarios despedidos por la sociedad estatal Tragsatec, que tenían a su cargo la campaña de saneamiento ganadero del Principado.

El PSOE trató de evitar "in extremis" el apoyo de IU al reproche político a la titular de Desarrollo Rural, con propuestas de última hora que no convencieron al grupo parlamentario que en julio de 2015 fue el único en respaldar la investidura de Javier Fernández y todavía este jueves se sumaba a la alianza regional para reivindicar infraestructuras ante el Ministerio de Fomento. Los contactos en las dependencias de la Junta General del portavoz socialista, Fernando Lastra, con interlocutores de IU tan variados como su homólogo, Gaspar Llamazares; el secretario de organización, Alejandro Suárez, y hasta la totalidad del grupo parlamentario, ya con el debate en marcha , se sucedieron desde primera hora de la mañana, pero resultaron estériles.

"Hasta hace 10 minutos esperamos algo firme, que diera luz a una intención de solucionar realmente este problema, algo. Y no tenemos nada. Solo un compromiso verbal de intentar ver y mirar si en 2018 puedo. Lo sentimos de verdad", argumentó la diputada de María José Miranda, quien aseguró que el conflicto "no está hoy solucionado por cuatro plazas en la oferta de empleo público de Serpa", al tiempo que hizo hincapié en el descontento de su grupo con la gestión del departamento de María Jesús Álvarez, ausente en el pleno de ayer. "Llevamos tiempo diciendo: ojo con la gestión de Desarrollo Rural", recordó la portavoz de IU en esa área. "Si apretamos el botón del sí a la reprobación es porque no han sabido resolver este problema en 15 meses", concluyó Miranda.

La reprobación, defendida por el diputado popular Luis Venta por "la clara incapacidad política" de la Consejera, habría salido adelante incluso sin el apoyo de IU pero el Gobierno quiso dejar patente su malestar con la coalición, puertas afuera del hemiciclo. "No es justa la actitud de IU con la Consejera ni con el Gobierno y, sobre todo, hacerlo a costa de las relaciones que el Grupo de IU mantiene con el Grupo Socialista y con el Gobierno. Es irresponsable", afirmó Guillermo Martínez, quien dio por hecho que la votación de ayer marca un punto de inflexión. "Las relaciones tienen un deterioro evidente y no pueden volver a ser iguales", declaró el portavoz del Gobierno regional, quien antes había calificado de "sarcasmo" que la reprobación de María Jesús Álvarez fuera promovida por el PP cuando el colectivo de veterinarios fue despedido por Tragsa, "una empresa del Estado que dirigía el que ahora es diputado popular, Ramón García Cañal".

La valoración del Ejecutivo regional tampoco sentó nada bien en IU. "Ese análisis es propio de quien concibe el Gobierno de Asturias como si fuera una gestora, pero esta comunidad necesita un gobierno político, no un gobierno concursal", replicó el secretario de organización de la coalición Alejandro Suárez.

Adiós a los acotamientos

De vuelta al hemiciclo, Nicanor García, portavoz de Ciudadanos, hizo pedagogía del alcance que tiene la reprobación de la responsable de Desarrollo Rural. "Reprobar es no aprobar; no se trata de pedir la dimisión ni de inculpar a nadie", precisó el dipu- tado del partido naranja, que habló de la conveniencia "de arrimar el hombro entre todos los grupos de la Cámara" para corregir los problemas. Y puso como ejemplo la reforma de la ley para evitar el acotamiento de pastos en montes incendiados, que salió adelante en la Junta General ayer con el apoyo todos los grupos excepto Podemos, que votó en contra. "Tras 13 años se aprueba el fin de los acotamientos, una práctica que no supuso ningún beneficio", destacó Carmen Fernández (Foro). "Es un éxito político de esta Junta General porque vamos a solucionar un problema a los ganaderos. Hoy acaban las sanciones", valoró Luis Venta mientras que el socialista Marcelino Marcos señaló el carácter pionero de esa reforma legal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído