14 de abril de 2017
14.04.2017

El Camino de Santiago, camino del récord

El paso de peregrinos sube un 10% respecto a la última Semana Santa y en los albergues ya confían en superar las cifras del gran año pasado

14.04.2017 | 00:36
Peregrinos en la ruta de los Hospitales, entre Tineo y Allande.

La Semana Santa, primera frontera de la temporada alta, acelera el tráfico en los Caminos de Santiago, donde los años acostumbran a desperezarse muy poco a poco. En este 2017, sin embargo, todo está pasando más rápido en Asturias. El año empezó antes a notar el incremento y al llegar el Jueves Santo los albergues perciben la elevación de la intensidad de paso de peregrinos con el mismo entusiasmo con el que el resto del sector turístico asturiano bendice esta Semana Santa abrileña y de tiempo de momento más que aceptable. No ha sido sólo responsabilidad del sol, de las temperaturas benignas y del retraso de la primera gran fiesta al mes de abril, también del impulso de la promoción. El caso es que el incremento del paso de peregrinos ronda el diez por ciento respecto a la misma época del año anterior, que ya "había sido buena", y que el alza se viene percibiendo apenas sin pausa desde los primeros meses del año. Así la festeja el presidente de la Agrupación de Asociaciones del Camino de Santiago del Norte, Laureano Víctor García.

Admite que la Semana Santa en abril ayuda, pero también que este ejercicio está siendo propicio desde el principio. Que "marzo tuvo más afluencia que el marzo del año pasado" o que se nota "un ascenso progresivo incluso desde enero", un empujón en el que algo ha tenido que decir el buen tiempo, pero no sólo. También el impulso difusor que han recibido las variantes asturianas de la ruta jacobea desde su reconocimiento como Patrimonio Mundial. Todo eso está a la vista, dice García, por ejemplo en los dos albergues del Camino Primitivo en Tineo, en la capital y en Borres. La media de esta semana llega ya, aun antes del Viernes Santo, a doce y ocho peregrinos diarios, respectivamente, un balance nada malo para unas instalaciones con 34 y 18 plazas y en todo caso bastante mejor que el de otras semanas santas. Tanto mejora que todo esto va, si no se tuerce, camino del récord: 2016 se cerró con un incremento del veinte por ciento y "creo que lo vamos a superar. El Camino Primitivo tuvo unos 13.000 peregrinos, podemos llegar hasta 15.000", avanza.

Un 60% de extranjeros

La respuesta al porqué incluye "principalmente la más intensa divulgación de los caminos de Santiago que atraviesan Asturias y el mayor conocimiento en el extranjero". Laureano Víctor García destaca que aproximadamente "el sesenta por ciento de los peregrinos que recibimos son de fuera de España" y su versión de los hechos invoca la convicción de que "ha tenido mucho que ver el reconocimiento de las rutas asturianas como Patrimonio Mundial de la Unesco, así como la labor de divulgación del Camino que ha acometido el Principado en ferias turísticas nacionales e internacionales". Todo junto pone en ruta el valor de los caminos y los ayuda a ejercer además como motor económico de algunos de los municipios rurales que atraviesa.

También se ven "bastantes peregrinos para esta época" en Oviedo. Los más de treinta por día que cuenta en el albergue de la capital José Luis Galán, presidente de la Asociación Asturleonesa de Amigos del Camino de Santiago, confirman la previsión de que esta Semana Santa será sensiblemente mejor que la pasada en un año que, sí, "empieza a despegar" y va a dar de sí, espera, probablemente "más que el pasado".

En el Camino costero, el cálculo también da aproximadamente "entre siete y ocho peregrinos más por día" que la Semana Santa del año pasado, cuenta Francisco Eros Rodríguez desde el albergue Pedro Solís de Avilés. Allí ya se espera el lleno para mayo, pronostica el voluntario, que también escucha a los huéspedes decir que los alienta el sol, la temperatura y el retraso de la Semana Santa en el calendario. Su media aproximada es de entre veinte y 27 alojamientos diarios desde el domingo y se nota que "va subiendo día a día" el balance de un año que también se percibe en conjunto mucho mejor que el último precedente: "Si en temporada baja había una o dos personas al día", calcula, "este año pueden haber sido tres o cuatro. Si en la Semana Santa de 2016 pudimos alojar a quince o dieciséis, ahora hemos pasado de promedio a unos 20 o 21... Se nota que aunque el porcentaje aún no sea muy grande -su aforo completo son 62 plazas- sí está siendo en líneas generales superior" al del precedente más inmediato.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook