03 de junio de 2017
03.06.2017
Se Levanta La Sesión
La Crónica De La Junta General Del Principado

"No hay crisis de gobierno", defiende Javier Fernández, que agotará el mandato

"El exconsejero de Empleo ha demostrado que los asturianos le importan un pito", aseguró Mercedes Fernández

03.06.2017 | 01:08

Examen de paso del ecuador de la legislatura para Javier Fernández. El presidente del Principado negó ayer que la dimisión de Francisco Blanco como consejero de Empleo suponga una crisis de Gobierno, garantizó que "agotará" los dos años que le quedan de mandato y realizó un balance entre "bueno" y "aceptable" sobre la actuación de su Ejecutivo. La oposición aprovechó el turno de preguntas al Presidente para cuestionar su "conformismo", sacar a colación el caso Villa y las primarias del socialistas y hasta para tacharle de "machista". Casi una hora de preguntas y réplicas en el pleno del parlamento regional da para eso y algo más.

Con el segundo año de esta legislatura a punto de cumplirse, Gaspar Llamazares quiso pasar revista a un Gobierno socialista que sacó adelante la investidura de Javier Fernández gracias al apoyo de IU. "El balance es bueno en la reducción del paro, en la recuperación económica y en la mejora de los servicios esenciales a los ciudadanos y aceptable en la capacidad para llegar a acuerdos", valoró el presidente del Principado, quien señaló como objetivos a lograr en lo que queda de legislatura la consecución del área metropolitana y "un gran acuerdo sobre el pacto demográfico". El socio de investidura no vaciló en rebajar las autocalificaciones de Javier Fernández: "En esta fase de media legislatura estamos entre la inercia y el conformismo con las que cerró la crisis de gobierno", rebatió Gaspar Llamazares, quien reprochó al presidente regional que cargue en Podemos toda la responsabilidad sobre "la falta de acuerdo en la izquierda".

Javier Fernández aprovechó los primeros intercambios con el portavoz de IU para precisarle, sin que mediara petición de aclaración previa, que su perspectiva "es concluir el mandato, estos dos años que me quedan por delante al frente del Gobierno de Asturias". Unas palabras que bien podía haber dirigida a la presidenta del PP asturiano, Mercedes Fernández, cuando ésta reprochó las formas de la dimisión de Francisco Blanco, "consejero de Empleo del Gobierno usted preside, de momento". La dirigente popular censuró que el Principado "no complemente las políticas estatales de empleo" con partidas adicionales pero sobre todo cuestionó "la gran irresponsabilidad y la falta de altura de miras de un Consejero, que yéndose a la Universidad cuando acaba el curso lo que está diciendo es que los asturianos le importan un pito". Para Javier Fernández, "cargar contra alguien que se va no es nada elegante".

El intercambio de réplicas subió de temperatura cuando Cristina Coto aludió al "negro" que le escribe los discursos a Javier Fernández. El Presidente devolvió el recado diciendo que quien hace los de la dirigente forista "no es negro ni desconocido", en lo que parecía una alusión nada velada a Francisco Álvarez-Cascos. "Es usted un auténtico machista (...) no concibe que una mujer haga sis propios discursos", interrumpió la portavoz de Foro, que fue llamada al orden en dos ocasiones por Pedro Sanjurjo, quien amenazó con expulsarla del pleno. "Por favor Presidente, déjela desahogarse", abundó Javier Fernández quien comparó a Coto con "el delantero que simula y luego se tira en el área".

Tanto Nicanor García como Emilio León sacaron a relucir al sindicalista José Ángel Fernández Villa. El portavoz de Ciudadanos achacó a la falta de controles el uso fraudulento de fondos mineros en la construcción del geriátrico de Felechosa, apuntó a Villa por "negociar con la esperanza de los demás" y acusó al PSOE de "mirar para otro lado" en los dictámenes de esa comisión de investigación y en la del caso Marea. Fernández recordó que la competencia sobre el geriátrico es estatal y afirmó que los controles no hubieran la "sisa" de Villa a su sindicato. El portavoz podemista Emilio León se refirió al sindicalista como "el agitador de la pasión política" de Javier Fernández del que dijo, a la vista del resultado de las primarias, que "sus apoyos internos son cada vez menores por su pacto con Rajoy". El Presidente le acusó de "agitar las primarias", definió a Daniel Ripa como "Robespierre de bolsillo y sobre Villa recalcó que "nunca he negado conocerlo ni mi relación con él, pero lo que he hecho es actuar con contundencia desde el primer día. ¿Y sabe por qué? Por que lo podía hacer y eso fortalece mucho el alma", concluyó Fernández.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído