12 de junio de 2017
12.06.2017

¿Por qué orbaya en Asturias?

El origen está en la abundante nubosidad baja y en las ligeras corrientes verticales de aire, según la Agencia Estatal de Meteorología

12.06.2017 | 19:30

Mientras que media España se asa de calor –más de 40 grados en Sevilla–, en Asturias hace falta el paraguas y la chaqueta. ¿Por qué? El delegado territorial de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Manuel Antonio Mora, explica en primer lugar que el origen de la abundante nubosidad que afecta al Cantábrico se encuentra en el afloramiento de aguas frías en la costa debido a los vientos del nordeste, en contraste con la masa de aire cálido que inunda el resto de la Península.

"Este fenómeno conocido como ´upwelling´, surgencia o afloramiento de aguas profundas, originado por el viento del este, arrastra la capa superficial de agua, que es repuesta por aguas más profundas y por tanto frías, dando lugar a la condensación del aire cálido con gran contenido de humedad que reposa sobre el mar, formándose nieblas o estratos bajos", comenta Mora. Estas brumas son arrastradas por el viento hacia la costa, penetrando varios kilómetros en el interior y siendo retenidas en general por las montañas.

El mecanismo del orbayo, dice el delegado de la Aemet, es algo más complejo, que corresponde a la microfísica de nubes. El punto de partida es la abundante nubosidad baja o las nieblas, acompañadas de ligeras corrientes verticales de aire o turbulencias internas que dan lugar al "crecimiento de las minúsculas gotitas de nube por colisión o coalescencia hasta formar gotitas de llovizna, que caen por gravedad sobre la superficie". Un factor adicional es la orografía asturiana, que facilita esas corrientes verticales, muy concentradas en capas bajas ya que existe un entorno de estabilidad. Los expertos advierten que el orbayo se está perdiendo en el Principado a consecuencia del cambio climático, que modifica la forma de llover y acentúa los chubascos. La Confederación Hidrográfica del Cantábrico activó el jueves el nivel de prealerta por sequía en el Cantábrico Occidental. 

La temperatura máxima registrada hoy en la región fue de 25,3 en San Antolín de Ibias, mientras que la mínima, de 8 en el puerto de Leitariegos. Según la previsión de la Aemet, mañana dominarán los cielos nubosos con chubascos, que irán acompañados de tormentas, pudiendo ser localmente fuertes en el interior durante la segunda mitad del día. Los termómetros estarán en ascenso, siendo menos acusada la subida en el litoral.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook