La Consejería de Educación congela todos los precios de grado y máster, tanto en primera como en sucesivas matrículas. Así, el Ejecutivo permitirá fraccionar los pagos en cinco plazos para facilitar su abono a las familias en situaciones económicas más desfavorecidas. La reivindicación, que mantenía en pie de guerra a los alumnos, llevó a varios actos de protesta que tenían como objetivo el Presidente Javier Fernández y el consejero de Educación, Genaro Alonso. El último episodio que enfrentó a los estudiantes con el Gobierno fue en el mitin de Susana Díaz en Gijón.

La congelación de tasas anunciada ahora por el Ejecutivo afecta tanto en primera como en sucesivas matrículas y se aplicará a partir del curso 2017-18. En el curso recién finalizado se optó por mantener congelado por quinto año consecutivo el precio de las tasas de primera matrícula pero la novedad ahora es que se podrán fraccionar los pagos en cinco plazos, en lugar de cuatro, tanto en estudios de grado como de máster, "para facilitar su abono a las familias en situaciones socioeconómicas más desfavorecidas", subrayó el Gobierno. Y añaden que esta medida intenta paliar los efectos negativos de la crisis al tiempo que se facilitar el acceso a estudios universitarios a todo el alumnado que lo desee, independientemente de su situación socioeconómica y familiar. El precio medio por crédito en las enseñanzas de grado en Asturias se sitúa, como en cursos anteriores, en 17,13 euros.

La consejería de Educación ya había anunciado meses atrás que tenía previsto presentar próximamente al Consejo de Gobierno una propuesta para congelar los precios. Pero la medida confirmada ayer ha contrariado al rector de la Universidad de Oviedo, Santiago García Granda, quien aseguró. "Nuestra política es muy clara. Las tasas debería ser competitivas con las de las regiones vecinas y en Galicia, por ejemplo, tenemos las más bajas de toda España. Nosotros deberíamos ir también hacia niveles más bajos y ya no sólo por la simple competitividad, sino porque es importante que los jóvenes con limitaciones económicas".

García Granda, que ayer participó en Mieres en la ceremonia de clausura de los másteres, explicó que los precios de las matrículas "no deben repercutir en la calidad de los estudios. La inversión por alumno debería ser de 10.000 euros por estudiante y si cobramos menos debemos tener una aportación mayor del Principado". La congelación de tasas tampoco convence a los estudiantes que no se dan por satisfechos con la propuesta de Educación.