Jesús Fernández Gómez dirigirá la unidad de gestión de Urología del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) y Ana Lozano Blázquez hará lo propio con la de Farmacia. Éste es el resultado de los procesos selectivos convocados semanas atrás por el Servicio de Salud del Principado (Sespa), que afectan a varios servicios más del complejo sanitario ovetense.

Jesús Fernández, urólogo del HUCA y profesor titular de la Universidad de Oviedo, competía por la plaza con su compañero Safwan Escaf Barmadah, catedrático. El doctor Fernández queda situado jerárquicamente por encima de Ramón Abascal, jefe del servicio de Urología desde hace varios lustros, quien ha recibido críticas y ataques por parte de sus compañeros de servicio y del grupo de Podemos en la Junta General del Principado.

Entre tanto, Ana Lozano trabajaba hasta la fecha en el Hospital de Cabueñes, de Gijón, y era la candidata única a la dirección de la unidad de Farmacia. La labor de los ahora nombrados será evaluada dentro de cinco años, y en función del resultado se les renovará o destituirá.

El nombramiento de Fernández Gómez supone, de hecho, el relevo de Ramón Abascal, que lleva meses en el centro de la polémica, tras la denuncia de Podemos de que se habían producido supuestos enchufes de altos cargos en las listas quirúrgicas del servicio.

El propio gerente del Sespa, José Ramón, Riera reconocía en una respuesta parlamentaria por escrito la gran conflictividad que existía en Urología y adelantaba alguna de las medidas que había adoptado para tratar de reconducir la situación, después de años de enfrentamiento entre los facultativos. Una de ellas era, precisamente, la creación de la Unidad de Gestión Clínica y el nombramiento de otro responsable. Riera, además, refería la apertura de varios expedientes expedientes sancionadores a Abascal, por asuntos de publicidad sanitaria y de incompatibilidades.

La convocatoria de una jefatura del área de Urología del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) se había planteado con el objetivo de cerrar un conflicto que acumula al menos dos décadas de historia. La plaza recién adjudicada es un puesto que en la estructura jerárquica está situado por encima de la jefatura del servicio. Esta última estaba ocupada actualmente por Ramón Abascal.

Las autoridades sanitarias confían en la llegada de una figura de consenso que apacigüe unas tensiones que provienen de la época en la que coexistían la Residencia Sanitaria Nuestra Señora de Covadonga y el Hospital General de Asturias. Ciertamente, ya ha llovido mucho desde entonces, y han sido varios los enfrentamientos entre profesionales registrados en estos lustros. Unos llegaron a los tribunales de justicia y otros a la Junta General del Principado. A este último grupo pertenecen unas supuestas irregularidades, en forma de favoritismo hacia dos políticos de la región que habrían sido operados saltándose de forma indebida la lista de espera. Esta hipotética anomalía ha sido denunciada también ante la Fiscalía.