Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Anulan el nombramiento del director de Silicosis por no valorarse los méritos en el proceso

El ingeniero mierense Luis Díaz López había sido elegido el pasado mes de marzo entre siete candidatos, dos de ellos médicos

El abogado Domingo Villaamil. LNE

Un juez ovetense ha anulado el nombramiento del director del Instituto Nacional de Silicosis y ha ordenado que se valoren de nuevo los méritos de los siete candidatos a la plaza. El ingeniero mierense Luis Díaz López había sido designado para este cargo por la Consejería de Sanidad del Principado el pasado 31 de marzo. En este caso, la tarea de evaluar los currículos ha de enfrentarse a una circunstancia bastante singular, derivada de la heterogeneidad de los candidatos: cinco de ellos son ingenieros y dos son médicos.

El fallo, dictado por el magistrado del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 4 de Oviedo, David Ordóñez, es la respuesta al recurso presentado por uno de los aspirantes a la plaza, defendido por el abogado Domingo Villaamil.

El juez admite que, a tenor de las bases de la convocatoria, que en su momento no fueron impugnadas, el nombramiento debe llevarse a cabo por el procedimiento de libre designación. Ahora bien, puntualiza que de estas mismas bases "se deduce claramente que deben valorarse los méritos alegados". Y agrega que en este procedimiento selectivo "no existe ninguna motivación sobre los méritos alegados por los candidatos, por lo que, en consecuencia, procede estimar el recurso y debe anularse el nombramiento, retrotrayendo las actuaciones para que se obre en consecuencia en los términos establecidos en las bases de la convocatoria".

A juicio del magistrado, el itinerario seguido por la Administración sanitaria en este nombramiento convierte la libre designación en "una vía para el ejercicio de la arbitrariedad o del mero capricho en manos de la Administración para el nombramiento de determinados puestos". La sentencia precisa que "no hay duda de que la libre designación no puede implicar un nombramiento huérfano de cualquier valoración como pretende dar a entender la resolución impugnada". El juez establece que cada parte cargue con sus propias costas.

El Instituto Nacional de Silicosis (INS) es una entidad dedicada a la investigación, prevención y tratamiento de las enfermedades respiratorias de origen laboral. Está emplazada en La Cadellada (Oviedo) y hasta hace poco tiempo formaba parte del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA). El candidato elegido, ingeniero de minas y de caminos, se convirtió en el primer director de Silicosis que no es médico. Su trayectoria profesional, vinculada al sector privado, encajaba con la voluntad de la Consejería de Sanidad de dar un nuevo enfoque al Instituto de Silicosis, confiriendo un mayor protagonismo a las relaciones con las empresas españolas y extranjeras que le encargan trabajos.

Las bases de la convocatoria no sólo abrían el puesto a un perfil no médico, sino a profesionales ajenos a la función pública, como era el caso del finalmente seleccionado. Luis Díaz López, nacido en 1978, había pasado antes por varias empresas. La última, Thyssen, en la que había desarrollado diversos proyectos de pasarelas de embarque de pasajeros en aeropuertos del Reino Unido e Irlanda. Estudió ingeniería técnica de Minas en Mieres, Ingeniería de Minas en Oviedo e Ingeniería de Caminos en la Universidad Alfonso X el Sabio, en Madrid.

El Instituto Nacional de Silicosis abrió sus puertas en 1970 para atender los severos daños de salud que sufrían los mineros. Durante varios lustros, formó parte del HUCA. Recientemente, fue desgajado del Hospital Central y dotado de personalidad jurídica propia. Asimismo, fue reconocido como centro de gasto, de modo que puede tener imputación de gastos y asignación de un presupuesto diferenciado. El Ejecutivo asturiano dio este paso para cumplir lo acordado con Izquierda Unida en el marco del pacto de investidura del Presidente regional, Javier Fernández. Según el diputado autonómico de IU Gaspar Llamazares, esta exigencia es "fruto de la preocupación de IU y de los mineros, porque en los últimos tiempos este Instituto Nacional de Silicosis se había diluido dentro del nuevo HUCA".

Compartir el artículo

stats