Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asturias, otra vez pasto de las llamas

El "gran hermano" de los incendios

Una antena de teledetección, ubicada en Mieres y gestionada por el grupo de Carmen Recondo, permite localizar el punto exacto de un fuego y concretar la temperatura en superficie

Las columnas de humo de los incendios de Asturias, Galicia y el norte de Portugal sobresalen entre las nubes en una imagen "Modis" tomada el pasado lunes.

Las columnas de humo de los incendios de Asturias, Galicia y el norte de Portugal sobresalen entre las nubes en una imagen "Modis" tomada el pasado lunes. RSAPPS

El "ojo" que todo lo ve en los incendios forestales está en el campus de Mieres y se llama "Modis". Un antena de teledetección gestionada por el grupo de investigación Remote Sensing Applications (RSApps) es capaz de tomar datos vía satélite con información puntual sobre dónde y en qué momento se está produciendo el fuego. Al frente de esta tecnología se encuentra el grupo de la profesora del área de Ingeniería Cartográfica, Geodésica y Fotogrametría, Carmen Recondo, quien comenzó a centrarse en la teledetección y sus aplicaciones operativas para estudios ambientales desde su incorporación a la institución docente asturiana, en 1995. Desde entonces ha tenido oportunidad de profundizar en la realidad de diversos fenómenos ambientales extremos. El último, este mismo fin de semana, cuando el fuego asoló el Suroccidente asturiano y Galicia.

Recondo es la investigadora que más sabe sobre los beneficios de contar con una antena "Modis" en Asturias. Este dispositivo capta datos de dos satélites diferentes: "Terra" y "Aqua". Ambos ofrecen cuatro imágenes sobre el estado en el que se encuentra España, explica la investigadora. "Dos de las imágenes son de la mañana, y las otras dos de la noche", continúa Recondo. Un problema técnico actual en el dispositivo de Barredo para realizar la fotografía de los incendios desde el espacio obligó a acudir a los datos suministrados por el EFFIS (The European Forest Fire Information System), un servicio de gestión de emergencia de Copernicus, programa de la Comisión Europea que ofrece distintos servicios de gestión de emergencias basados en datos de diferentes satélites, tanto de la ESA como de la NASA. En condiciones normales, con una antena de este tipo es posible obtener información de temperatura de superficie (suelo y océano), cartografíar la vegetación o detectar cambios en las características de la nubosidad. La antena "Modis" sirve para todo tipo de aplicaciones medioambientales, apunta Recondo. En las imágenes que llegan a la antena situada en el tejado de la Escuela Politécnica de Mieres se puede ver la península Ibérica y parte de Europa. Pero las más impactantes son de este lunes por la mañana. Bajo un manto de nubes se aprecian las columnas humeantes que emanan de Asturias y Galicia. "Se ve perfectamente el humo", dice Recondo sobre las imágenes ópticas. Los datos térmicos (basados en las bandas térmicas) dan excesos de temperatura en las zonas (píxeles) donde se están produciendo los incendios, que los investigadores llaman "hot spots" o puntos calientes. Los datos ópticos sirven para hacer la cartografía de las zonas quemadas una vez apagados los incendios, porque mientras están ardiendo sólo se ve el humo y además, en las imágenes ópticas se ven las nubes si éstas existen, que es el caso de estos días. La misma tecnología es la que emplean en una colaboración con la Universidad de Alcalá para estudiar las temperaturas, el albedo y la cobertura de nieve en la Antártida, detalla Recondo."También es posible calcular el reflejo de la luz solar, la cobertura de nieve o trabajar en agricultura de precisión que es un proyecto reciente que tenemos en Albacete", detalla Recondo, quien recuerda que la suya es una tecnología a disposición del Principado para ayudar tanto en las tareas de detección como de extinción del fuego. "Es una oportunidad para la región", concluye la investigadora.

Compartir el artículo

stats