Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Día contra la violencia machista

María Ángeles Carmona: "Denunciar es la única forma de que se active el mecanismo de defensa de la víctima"

"El porcentaje de denuncias falsas es residual; si sólo el 26 por ciento son condenatorias es porque la mujer retira la demanda o no se atreve a declarar", asegura la presidenta del Observatorio Contra la Violencia de Género

María Ángeles Carmona, presidenta del Observatorio Contra la Violencia de Género.

María Ángeles Carmona, presidenta del Observatorio Contra la Violencia de Género. MARCOS LEÓN

María Ángeles Carmona es la presidenta del Observatorio Contra la Violencia Doméstica y de Género. La institución dependiente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), estudia el fenómeno de la violencia de género desde su fundación en el año 2002. El órgano que presidente Carmona ha aportado varias medidas para hacer más efectiva la lucha contra la violencia machista, que aparecen recogidas en el Pacto de Estado contra la Violencia de Género, aprobado por el Congreso de los Diputados por unanimidad el 28 de septiembre.

-Psicológicamente, ¿se puede equipar a una víctima de violencia de género con las de otro delito?

-No, las víctimas de violencia de genero atraviesan procesos tan diferentes que las convierten en un colectivo especial. Están inmersas en un ciclo de violencia, del que sin ayuda, es complicado salir. Tienen un miedo atroz, por ellas y también por sus hijos, pero además sienten vergüenza por su situación. Los profesionales que las atienden deben estar especialmente preparados.

-¿Denunciar es la única medida para salir de su entorno?

-Denunciar es la única manera de que los servicios de protección de la víctima se pongan en marcha. Sin embargo, también se estudian medidas desde el Observatorio contra la Violencia de Género para establecer mecanismos de protección incluso sin denuncia.

-Una vez denunciado el caso, ¿Cuál es la probabilidad de que el maltrato cese?

-En España, sólo el 26 por ciento de las demandas termina en sentencia condenatoria. El número es bajo porque el agresor consigue la absolución cuando la mujer retira la demanda, o no se atreve a declarar. Muchas veces la mujer no quiere que su pareja termine entre rejas, sólo dejar de sufrir agresiones y por ello recula. El 55 por ciento de las mujeres vuelve a convivir con su agresor.

-¿Cómo se puede aumentar el número de sentencias condenatorias?

-Desde el Observatorio pensamos que es necesario flexibilizar el declaración de la víctima. Es complicado que, en esa situación, se pueda dar testimonio de hechos concretos, y es fácil incurrir en contradicciones de las que el maltratador se puede aprovechar. Estamos contentas de que la jurisprudencia cada vez camine más en esa dirección.

-En España, ¿las denuncias falsas suponen un problema?

-No, el porcentaje de denuncias falsas es residual. La Fiscalía General del Estado las cifra en el 0,019 por ciento de los casos. Nadie utiliza la violencia de género para aprovecharse. Quien no lo vea así, que se acerque a un juzgado y lo vea con sus propios ojos.

-¿Por qué la violencia de género se circunscribe únicamente a la órbita de la pareja?

-Así se aprobó en el Pacto de Estado de septiembre, aprobado por unanimidad por las cámaras de representación. El Convenio de Estambul, que España ratificó en 2014, eleva a la categoría de violencia de género otros delitos contra las mujeres como la trata de blancas. En el Pacto de Estado se deja la puerta abierta para poder incluir esos casos también pero supone un paso adelante para reconocer a otras víctimas, como las madres que han visto como sus parejas asesinaban a sus hijos.

-El agravante de género es una de las principales novedades del Pacto de Estado. ¿Qué es?

-Se trata de una nueva disposición por la cual se pueden endurecer las penas en los casos de violencia de género. Anteriormente, el único recurso era el agravante de parentesco, pero se quedaba corto. Ahora cualquier delito que se cometa contra la pareja o expareja tendrá una pena más dura por ser un delito contra la mujer.

-¿Cómo se demuestra que ese delito se comete contra la mujer por el hecho de ser mujer?

-Queremos que no haga falta demostración. Si un hombre pega a su mujer está implícito el desprecio.

-¿Cuál es la situación de España en materia en la lucha contra la violencia de género?

-España está a la vanguardia de la lucha contra la violencia de género. Desde la fundación del Observatorio en el año 2002, tenemos muy estudiado el fenómeno. La forma de actuar en nuestro país es un modelo para los países del entorno europeo. Sin ir más lejos, en 2016 en Alemania fueron asesinadas 369 frente a las 44 en nuestro país.

-¿Cuál es la situación en Asturias?

-Han subido las denuncias, lo que es muy buena noticia. No quiere decir que haya más casos, sino que las mujeres se atreven más a dar el paso. Las sentencias condenatorias son más numerosas y también han descendido las renuncias a declarar, lo que indica que el trato a la víctima es bueno. Asturias ofrece datos esperanzadores.

Compartir el artículo

stats