Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hasta 70 pacientes al día

La falta de sustituciones obliga a los médicos de los centros de salud a atender dos consultas en vacaciones o bajas

La consulta de Pediatría del ovetense centro de salud de Vallobín se convirtió en una pequeña odisea en las dos últimas semanas. Las vacaciones navideñas de una de las especialistas, unido a la falta de una sustitución temporal, provocó que la única profesional disponible tuviera que atender entre 60 y 70 niños en las jornadas más concurridas.

Los pediatras del centro atienden actualmente 2.400 de pacientes. A pesar de ese elevado volumen, personal y usuarios destacan el buen funcionamiento del equipamiento sanitario. "Suelen atender el mismo día o como mucho al día siguiente", señala una madre que reconoce acudir con cierta regularidad al pediatra.

Sin embargo, los periodos vacacionales suponen un gran reto. "Son días puntuales, pero suelen ser muy duros", reconocen los trabajadores, apuntando directamente a la falta de sustituciones, antaño habituales, pero hoy en día totalmente desaparecidas. "Es algo que ocurre en casi todos los campos, pero en Pediatría más porque dicen que no hay profesionales disponibles", apuntan fuentes del centro de salud. La situación empeora si como ocurrió en las fechas recientes, la gripe y las enfermedades respiratorias registran los picos más altos del año. "Hubo más llamadas de las habituales y fue a coincidir con la escasez de personal", lamentan.

Usuarios denuncian un caso similar en el centro de salud de Teatinos, aunque los profesionales rechazan realizar valoraciones sobre la saturación. Sí la dieron por superada, una vez pasadas las celebraciones navideñas.

La situación se repite en el centro de salud de Pola de Siero. Cada una de las dos pediatras tiene entre 1.100 y 1.200 cartillas, un número asumible cuando están las dos. Sin embargo, cuando una de ellas está de baja o de vacaciones, la otra facultativa asume las dos consultas, con jornadas en las que se atienden a 60 o 70 pacientes. "El pasado verano, a mi hija la acabó atendiendo un médico de cabecera, no un pediatra, porque ninguna de las dos estaba, y no había nadie que las sustituyera", denunció ayer Laura Sánchez, que como tantos usuarios cree que el servicio en Pola de Siero tiene muchas carencias.

Las familias del Suroccidente se quejan de que la situación en el servicio de pediatría no ha mejorado tras la celebración de las oposiciones. "Las plazas se cubrieron, pero si cuando hay bajas no se sustituyen la situación sigue siendo la misma", señala Carmen Pérez, vecina de Cangas del Narcea. Ahora hay dos especialistas, pero uno lleva varios meses de baja sin que haya sido sustituido, lo que supone que los niños sean atendido a veces por el pediatra y otras por un médico de familia.

Esta falta del pediatra con contrato de área también afecta a la localidad de Navelgas (Tineo), que lleva meses sin recibir la visita del especialista.

Compartir el artículo

stats