23 de enero de 2018
23.01.2018

El profesor acusado allanar la casa de su esposa en Castrillón dice que perdió las llaves

J. R. S. A., de 49 años, se enfrenta a año y medio de cárcel en el juicio por jurado que ha empezado en la Audiencia

23.01.2018 | 13:20
El profesor de insituto acusado, antes del juicio.

Los enfrentamientos por un divorcio de alto voltaje han terminado en un juicio por jurado en la sección segunda de la Audiencia Provincial. Un conocido profesor de instituto, J. R. S. A., se sienta desde esta mañana en el banquillo por haber allanado la casa en la que residía su exmujer y su hija en Piedras Blancas (Castrillón) y haber cambiado la cerradura. "Perdí las llaves de la vivienda y cambié la cerradura por seguridad", ha dicho esta mañana en la primera jornada del juicio. La fiscal Verónica Pérez Fernández sostiene sin embargo que el profesor, que estuvo mucho años en Luarca y luego pasó al instituto de Piedras Blancas, al enterarse de que la mujer había cambiado la cerradura de la vivienda, con el fin de que el hombre no volviese a entrar sin su permiso, decidió tirar por el camino del medio y poner una nueva cerradura.

Según el hombre, cuando la pareja decidió separarse, en septiembre de 2014, decidieron de mutuo acuerdo que él seguiría yendo a la vivienda para ayudar a su hija con los deberes, darle el desayuno y acostarla. Además, en la casa tenía todos sus enseres, el ordenador y los documentos de su trabajo, como los exámenes de los alumnos. La cosa cambió cuando la mujer, economista que trabaja en Oviedo, presentó la demanda de divorcio y le dijo a su exmarido que no volviese a entrar en la vivienda sin su permiso.

En la vista celebrada esta mañana, el hombre ha dicho que el día del allanamiento, 2 de enero de 2016, se dio cuenta de que había perdido las llaves de la casa y que necesitaba entrar para consultar unos papeles. Llamó a un cerrajero amigo y cambió la cerradura, dejándole una llave a su mujer en el buzón y avisándola por whatsapp. Adujo que lo había hecho por seguridad, ya que alguien podía encontrar las llaves perdidas. "No sabía si las había perdido en el instituto", comentó. La mujer, al enterarse, le denunció por allanamiento de morada. La defensa del acusado, a cargo de la letrada Carmen Paneque, pide la libre absolución. El juicio continúa el jueves y el viernes de esta semana.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook