13 de marzo de 2018
13.03.2018

Tres días de duros interrogatorios por una unidad de Madrid minaron al sospechoso

Los agentes de la UCO aprovecharon el fin de semana para prolongar la detención 72 horas y tener margen para recabar pruebas y doblegar a Ledo

13.03.2018 | 01:35

La investigación del crimen de Arbón ha sido "muy rápida y muy intensa", según fuentes próximas al caso, que lo ligan al hecho de que han sido miembros de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil los que se hicieron cargo de las pesquisas. Los agentes sabían que si la detención se producía el viernes contarían con un factor crucial a su favor: el tiempo. Al ser fin de semana, la detención se prolonga hasta las 72 horas. Tres días que aprovecharon con interrogatorios que, según quienes conocen cómo trabaja la UCO, son "brutales" por la presión a la que se ve sometido el sospecho, "que acaba claudicando".

Según explicaron fuentes conocedoras del caso, desde la desaparición de Paz Fernández, los agentes de la Policía Judicial de Luarca habían centrado la atención en Javier Ledo, y todos los avances en sus pesquisas apuntaban a él. Pero fue cuando se encontró el cuerpo de la mujer en el embalse de Arbón el momento en que se decidió la intervención de los especialistas de la UCO. Con ellos viajaron a Asturias los perros especializados en el rastreo de restos biológicos. El objetivo era claro: la casa del coañés en el centro de Navia. Fue allí donde encontraron multitud de restos de sangre, en útiles para la limpieza, como una fregona, pero también en otros puntos de la vivienda.

Las mismas fuentes indicaron que la Guardia Civil de Luarca "sabía perfectamente que Ledo había quedado con varios medios de comunicación para hacer declaraciones". LA NUEVA ESPAÑA le entrevistó el día anterior a su detención. A otros ya no les dio tiempo. "Él se sabía vigilado y quería no tanto su minuto de gloria, que también, como 'vender' su inocencia y aparentar que colaboraba, cuando en realidad lo que pretendía era despistar y que se apuntara hacia otro lado".

La UCO llegó a Asturias y empezó a actuar de inmediato en colaboración con la Policía Judicial del cuartel de Luarca y la Comandancia de Oviedo. El viernes por la mañana detuvieron a Ledo y a partir de ahí se inició un fin de semana maratoniano, de interrogatorios y registros que tenían dos objetivos simultáneos: obtener pruebas incriminatorias a la vez que se minaba la "alta autoestima y frialdad" que mostraba Ledo, negando los hechos. Ayer, la misión estaba cumplida.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine