Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nueve meses de espera para la rehabilitación de una pierna por la falta de médicos en el HUCA

El centro tiene varios especialistas de baja y asegura que no puede sustituirlos

Llevaba cerca de dos meses con una lesión en el fémur de la pierna derecha, casi a la altura de la rodilla. Las molestias aumentaron, y le obligaron a acudir al traumatólogo. Descartó, ya de entrada, pedir consulta en la sanidad pública, previendo que le supondría una larga demora. Fue a un especialista privado, que solicitó una resonancia magnética. También descartó, por la misma razón, pedirla en la red pública, y acudió a hacérsela en una clínica privada. A la vista del resultado, el traumatólogo le prescribió rehabilitación. El paciente -que ya necesitaba apoyarse en un par de muletas para caminar- consideró llegado el momento de recurrir a la sanidad pública: fue a su médico de cabecera y éste solicitó la rehabilitación en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA). La respuesta le llegó pocos días más tarde: le daban consulta para el jueves 13 de diciembre de 2018, a las 10.30 horas de la mañana: nueve meses de espera.

"Lo primero que pensé es que en diciembre igual ya no tenía pierna", explicó a este periódico el paciente, vecino de Oviedo. La cita le llegó a principios de esta misma semana. De inmediato, decidió contratar la rehabilitación con un especialista privado. Su paso por la sanidad pública había sido efímero.

¿Por qué nueve meses de espera para un tratamiento que reviste cierta urgencia? Por la falta de médicos de rehabilitación en el HUCA, según indicaron a este periódico fuentes de la Consejería de Sanidad. "En las últimas semanas, se han producido algunas bajas en el servicio que están impidiendo que la atención mantenga los plazos de espera habituales", señalaron las citadas fuentes. En condiciones normales, añadieron, la consulta de rehabilitación registra "una demora media aproximada de un mes y medio, y una demora máxima inferior a 180 días".

La plantilla de la citada especialidad está integrada en el Hospital Central por 22 médicos rehabilitadores. El problema, subraya Sanidad, estriba "en la dificultad para cubrir las bajas, al no existir en este momento los perfiles profesionales requeridos en las bolsas de empleo temporal". O sea, los médicos escasean, al igual que en otras especialidades, como familia, pediatría, anestesia o radiodiagnóstico.

¿Qué es lo que ocurre al estar de baja médicos que no pueden ser sustituidos? Según la explicación de la Consejería de Sanidad, cuando un paciente pide una consulta, "el programa asigna automáticamente un profesional y una cita en el primer hueco disponible de las agendas". Por eso al citado paciente le salió el 13 de diciembre. Sin embargo, enfatiza Sanidad, este primer documento que recibe el enfermo no es definitivo. "Posteriormente, cuando se incorpora el facultativo, se vuelve a citar al paciente dentro de los plazos previstos, que son los de la demora media habitual del servicio, tal como está ocurriendo ya con algunos pacientes a los que se les está llamando ya para reprogramar esas citas". La cuestión, señala el paciente cuya historia se relata en estas líneas, es que el usuario "no puede saber que la cita es provisional, y, si se ve muy mermado, como era mi caso, de inmediato busca una solución en la medicina privada". De este modo, "cuando llegue la cita definitiva, sin es que llega, lo más normal será que ya estés haciéndote la rehabilitación, o estés terminándola, en un especialista privado y a costa de tu propio bolsillo".

Desde la Consejería se indica que este tipo de matices pueden serle aclarados al paciente en un número de teléfono que figura en el propio documento de cita.

Compartir el artículo

stats