Aunque era un trámite meramente formal, el Boletín Oficial del Estado recogió ayer de forma oficial el nombramiento de Mariano Marín como nuevo delegado de Gobierno de Asturias. Sin embargo, el político gijonés llevaba ya horas ejerciendo su nuevo cargo, tras la renuncia de Gabino de Lorenzo en la noche del pasado jueves y una vez que se hizo oficial su nombramiento por el ministro portavoz, Íñigo Méndez de Vigo, tras el Consejo de Ministros del pasado viernes. A falta de la presentación oficial mañana, en la sede de la delegación, Marín ya realiza sus primeras funciones en el cargo. Una de ellas, desagradable. En presencia de LA NUEVA ESPAÑA, Marín recibió la llamada de Inés Guerra, secretaria general de la delegación del Gobierno, informándole del hallazgo del cuerpo de un hombre flotando en San Juan de la Arena.