13 de abril de 2018
13.04.2018
El premio "Paul Harris" reconoce el periodismo de calidad

Vaquero reclama una prensa con "prestigio" que "rinda cuentas ante los lectores"

El Club Rotario de Oviedo distingue el "liderazgo" y el "rigor" del periodista que dirigió LA NUEVA ESPAÑA treinta años

13.04.2018 | 01:40
Vaquero reclama una prensa con "prestigio" que "rinda cuentas ante los lectores"

José Manuel Vaquero aprovechó anoche la recepción del reconocimiento "Paul Harris" para desenmascarar algunos de los aspectos más fraudulentos de la estructura informativa emergente y para apostar por unos medios de comunicación con "prestigio social" cuya divisa consista en ser "servidores de unos lectores ante los que deben rendir cuentas de su trabajo". El periodista de Bueño (Ribera de Arriba) alertó sobre "el señuelo de la información gratuita" y se mostró muy crítico con las grandes empresas tecnológicas -Google, Apple, Facebook, Amazon...- que "difunden, apropiándose de ellos, los contenidos generados por profesionales de medios de comunicación pero sin pagar sus salarios, y además se quedan con la mayor parte de los ingresos publicitarios".

Actual consejero de Prensa Asturiana Media -empresa editora de LA NUEVA ESPAÑA-, José Manuel Vaquero Tresguerres recibió la distinción otorgada por el Club Rotario de Oviedo en una cena-homenaje celebrada en ese majestuoso escenario que es la antigua capilla del hotel de la Reconquista de Oviedo. Unos 75 comensales llenaron el salón, arroparon al galardonado y aplaudieron con calor su alegato en favor de "una democracia saludable" en la que "los ciudadanos reclamen su derecho a una información seria que les resulte útil para su vida cotidiana".

Con el acto de ayer, los rotarios ovetenses quisieron rendir tributo a una trayectoria de más de tres décadas al frente de este periódico, del que Vaquero fue redactor, jefe de sección, director, subdirector general y director general, además de consejero delegado de Editorial Prensa Ibérica.

El Club Rotario de Oviedo subraya de este modo el "liderazgo en el ámbito de la comunicación" del nuevo "Paul Harris", su "defensa de la libertad de expresión y de la tolerancia", así como su "rigor profesional" y su contribución a un modelo de periodismo "de calidad, caracterizado por la independencia".

En su breve discurso de apertura del acto, Manuel Menéndez, presidente del Rotary Club de Oviedo, señaló que el reconocimiento "Paul Harris", instituido en 1957, "constituye una expresión de agradecimiento a aquellas personas que se han distinguido por su trayectoria a lo largo de su actividad personal, profesional o empresarial".

La distinción lleva el nombre del abogado estadounidense que en 1905 fundó el Club Rotario de Chicago y puso en marcha un movimiento que se propone "propiciar el intercambio de ideas, fortalecer los lazos de amistad y ayudar a sus comunidades". La recaudación obtenida en la cena de ayer será donada a la Fundación Rotary Internacional para proyectos benéficos, subrayó el presidente de los rotarios ovetenses, quienes entregan esta distinción desde hace más de dos décadas.

Entre los anteriores receptores de la misma figuran, entre otros, el catedrático de Biología Molecular Carlos López Otín, el filósofo Gustavo Bueno, la Universidad de Oviedo y el periodista José María García.

La presentación de Vaquero corrió a cargo de Melchor Fernández Díaz, antiguo director de LA NUEVA ESPAÑA. Calificó al homenajeado como "el mejor periodista de su generación por su capacidad como informador, excepcional en todos los sentidos, desde la sagacidad para descubrir los hechos hasta el valor para resistir las presiones de quienes querían hacer efectivo el dicho de que una noticia es algo que alguien quiere ocultar". Fernández Díaz destacó el logro que supuso, "desde una región de poco más de un millón de habitantes, que LA NUEVA ESPAÑA se convirtiera en el octavo periódico más leído de España".

José Manuel Vaquero recibió los atributos del galardón: una insignia del Club Rotario de Oviedo, un diploma y una escultura de Kiko Urrusti que en una sola figura representa la rueda rotaria y la Cruz de los Ángeles. En su discurso, Vaquero apostó por la más rigurosa actualidad: la reciente comparecencia del máximo responsable de Facebook, Mark Zuckerberg, ante los legisladores de Estados Unidos para explicar la filtración de datos de usuarios de su red social a la firma de marketing Cambridge Analytica.

"No hubo tal error", sentenció Vaquero, quien dedicó su intervención a razonar esta aseveración inicial. A su juicio, estamos ante "una crisis global de privacidad", suscitada por la filtración de datos de 80 millones de usuarios de Facebook, y la utilización de esta información personal para la manipulación política, lo que "nos ha hecho perder la inocencia", enfatizó. Y añadió: "Hemos descubierto que el paraíso digital no era tal. Internet no es el utópico reino de la libertad máxima y la igualdad democrática que nos vendían sus padres fundadores".

Acto seguido, el periodista de LA NUEVA ESPAÑA aplicó la lupa a uno de los grandes mitos de la nueva era de la comunicación: multitudes de ciudadanos que se consideran adecuadamente informados al modesto precio de cero euros. "Si la información es gratis, ¿dónde está el negocio?". Él mismo dio respuesta a esta pregunta: "Tras las redes sociales y los grandes motores de búsqueda hay un gigantesco mercado de recolección de datos de nuestra intimidad para luego vendernos, de forma personalizada, todo tipo de productos e ideas políticas. Nosotros somos la verdadera mercancía, el 'nuevo petróleo' de la economía digital".

Entre los asistentes al acto figuraba Mariano Marín, delegado del Gobierno en Asturias y rotario del club de Gijón, del que su abuelo fue uno de los fundadores. Creación de Mariano Marín es la invocación con la que Ana Puerto, asistenta del gobernador del distrito rotario al que pertenece Asturias, abrió el acto, siguiendo el protocolo de la institución: "Que las reflexiones y decisiones que adoptemos sean vehículo de paz, entendimiento y tolerancia".

También se sumaron al homenaje el exalcalde de Oviedo Agustín Iglesias Caunedo; el senador Mario Arias; Pablo Junceda, director general del Sabadell-Herrero; el diputado autonómico José Agustín Cuervas-Mons; el presidente de la patronal hostelera OTEA, José Almeida; el empresario Carlos Paniceres, y el catedrático de Álgebra Santos González, entre otros, además de una nutrida representación de LA NUEVA ESPAÑA liderada por Isidoro Nicieza, director general de contenidos de Prensa Ibérica y director general del periódico.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas