24 de abril de 2018
24.04.2018

"Asturias, Patria Querida" emociona a Australia

Un concursante de la versión australiana de "La Voz" triunfa con el himno regional en homenaje a su abuela, oriunda del Principado

24.04.2018 | 01:18
"Asturias, Patria Querida" emociona a Australia

Se llama Oskar Proy y acaba de dejar alucinado a todo un continente con una interpretación muy personal y llena de sensibilidad del "Asturias, Patria Querida" en el programa "La Voz" de Australia. La cantó en español, con la sola ayuda de su guitarra, ante la mirada entusiasmada de sus padres y hermanas y dejando boquiabiertos a los miembros del jurado, entre los que estaba Boy George.

Es una historia de película. Oskar Proy, apenas un chaval lleno de energía (y valentía), se situó en el escenario y comenzó a cantar en la audición a ciegas (el formato es idéntico al de "La Voz" en España). En los rótulos de la televisión australiana se leía: "Asturias, Patria Querida. Traditional".

Fichaje de campanillas

A los primeros compases, uno de los cuatro "coaches", Joe Jonas, se dio la vuelta. Enseguida lo hizo también Delta Goodrem, una cantante, pianista y compositora muy famosa en Australia, que al final "fichó" a Troy para su equipo y que incluso llegó a emocionarse visiblemente en un momento de la interpretación de Oskar, que tiene raíces asturianas.

Él lo explica así en su cuenta de Facebook: una de sus abuelas nació en Asturias "y mi increíble papá" fue el encargado de traducirle una letra que requiere más detalles por parte del cantante.

Y Oskar Proy escribe: " 'Asturias, Patria Querida' es el himno de Asturias, que se encuentra en el norte de España, donde nació la abuela... Es una canción de amor, y compara el amor que un joven tiene por su patria con el amor que siente por una hermosa morena... Un día ve la flor más bonita en lo alto de un árbol y decide trepar hasta su copa para dársela a su amada, y si ella coloca la flor en su balcón para que todos la vean, él sabrá que ella también lo ama".

La explicación es hermosa, pero la interpretación pone la carne de gallina, especialmente a los asturianos. Su canción dura poco más de dos minutos y acaba con un par de agudos muy logrados y con el público volcado.

Su abuela, al parecer, tiene problemas de memoria y la familia busca reforzarla a través de la emoción. Tras su actuación, Oskar escribió en su cuenta de Facebook: "Soy muy afortunado de estar rodeado de mi gran familia y de mis amigos, sin ellos nunca hubiera soñado con lograr algo como esto".

Es la suya una versión reducida y personal del himno asturiano. En Youtube decenas de miles de personas le felicitaron ayer por su valentía y su voz.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook